El jugador de los Buffalo Bills Damar Hamlin permanece hospitalizado en «estado crítico» tras sufrir un paro cardíaco, luego de protagonizar un duro choque en un partido de la NFL, informó este martes su franquicia.

«Damar Hamlin pasó la noche en la unidad de cuidados intensivos y permanece allí en estado crítico en el Centro Médico de la Universidad de Cincinnati. Estamos agradecidos por el abrumador apoyo que hemos recibido hasta ahora», tuiteó el equipo del estado de Nueva York.

A última hora del lunes se informó que el joven de 24 años había «sufrido un paro cardíaco tras un choque (con un rival) durante el partido contra los Bengals». Su corazón volvió a latir en el campo y fue trasladado al hospital para su tratamiento. Ahora está sedado y en estado critico.

En el campo, Hamlin recibió los primeros auxilios que se prolongaron durante más de media hora. ESPN informó que se le practicó la reanimación cardiopulmonar.

El incidente ocurrió en el primer cuarto del duelo entre los Bills y los Bengals cuando el jugador, que está en su segunda temporada en la NFL, se desplomó tras protagonizar un choque con un rival que le golpeó en el pecho. 

La caída del jugador conmocionó a los jugadores de ambos equipos que se agruparon alrededor de su compañero, algunos rezando con una rodilla en el suelo, otros llorando.

Hamlin recibía oxígeno cuando fue trasladado en ambulancia al hospital acompañado por su familia, que estaba en el estadio viendo el partido. 

– Preocupación por conmociones cerebrales –

La NFL decidió aplazar el partido indefinidamente y «aún no tomó una decisión sobre si el partido se reanudará», dijo la liga en un comunicado en el que descartó que el duelo se vaya a completar esta semana.

El organismo rector del deporte por equipos más popular de Estados Unidos se enfrenta a la creciente preocupación por las conmociones cerebrales a las que están expuestos los jugadores.

El estricto protocolo se endureció aún más el pasado mes de octubre con la entrada en vigor de la prohibición de que un jugador regrese a un partido si se detecta inestabilidad motriz.

La decisión se tomó a raíz de una polémica durante un partido entre Miami y Buffalo a finales de septiembre. El mariscal de los Dolphins, Tua Tagovailoa, volvió a jugar luego de recibir un fuerte golpe que le provocó una conmoción cerebral unos días antes.

Las lesiones y fracturas en extremidades son frecuentes, pero un paro cardíaco enciende un nivel mayor de alerta.

El otro antecedente de este tipo de incidente fue el que llevó a la muerte a un jugador de Detroit Lions en 1971. Chuck Hughes sufrió un paro cardíaco en un partido, pero sin haber recibido un golpe. Tenía antecedentes familiares y murió en el hospital mientras sus compañeros terminaban de jugar el partido.

Las redes sociales se volcaron en apoyo al jugador de Buffalo. «Estoy rezando mucho… Por favor, supéralo», dijo el mariscal de campo de los Kansas City Chiefs, Patrick Mahomes.

La estrella de la NBA, Lebron James también reaccionó. «La salud de los jugadores de todos los deportes es lo primero. Fue algo terrible de ver y solo puedo desearle lo mejor a este joven», publicó el jugador de Los Angeles Lakers.

Este martes, la familia de Hamlin expresó en un comunicado su «sincera gratitud por el amor y el apoyo mostrados a Damar en estos momentos difíciles».

Entre los que animan a Hamlin también se encuentra el presidente de los Estados Unidos, Joe Biden. «El presidente ha visto las horribles noticias. Esperamos que su condición y su salud mejoren rápidamente», dijo la portavoz de la Casa Blanca, Karine Jean-Pierre.

Por su parte, el estelar mariscal de campo de Green Bay, Aaron Rodgers, señaló que «estaba conmocionado. Tu mortalidad en el fútbol se enfrenta cara a cara. Uno de tus hermanos en la fraternidad de la NFL está luchando por su vida en este momento».

Por otro lado, el siete veces campeón del Super Bowl, Tom Brady, el mariscal de campo de 45 años que terminó un breve retiro para jugar esta temporada, tuiteó: «Momentos como este ponen en perspectiva lo que significa jugar este deporte que amamos».

© Agence France-Presse