El presidente demócrata afirmó que la proclama impulsada por su antecesor “perjudica a las industrias de los EEUU que utilizan talento de todo el mundo”

El 22 de abril de 2020, el ex presidente de EEUU, Donald Trump, tomó una decisión tajante: a través de una proclamación, de suspender de forma temporal la emisión de permisos de residencia (Green Cards), y también, prohibió a las Embajadas expedir nuevas visas de trabajo.

La orden ejecutiva se emitió en un momento de profunda crisis del mercado laboral, por la pandemia del COVID-19. Según explicó entonces el ex mandatario, su intención al impedir la entrada al país de profesionistas extranjeros era “priorizar y proteger los trabajos para los estadounidenses afectados por la crisis de salud”. 

“Sería incorrecto e injusto que los estadounidenses despedidos por el virus fueran reemplazados por nueva mano de obra inmigrante procedente del extranjero. Primero debemos cuidar al trabajador estadounidense”, señaló. 

La medida se prorrogó en dos ocasiones, el 23 de junio y el 31 de diciembre, pero finalmente fue revocada este miércoles 24 de febrero por el actual presidente de EEUU, Joe Biden. 

En un comunicado oficial, el político demócrata afirmó que la proclama 10014 del 22 de abril impulsada por su antecesor “no promueve los intereses de EEUU”, y por ello, decidió derogarla. 

“Daña a EEUU, incluso al impedir que ciertos miembros de la familia de ciudadanos estadounidenses y residentes permanentes legales se unan a sus familias aquí […] También perjudica a las industrias en los EEUU que utilizan talento de todo el mundo. Y perjudica a las personas que fueron seleccionadas para recibir la oportunidad de solicitar, y a las que también han recibido visas de inmigrante a través de la Lotería de Visas de Diversidad del Año Fiscal 2020″, escribió Joe Biden. 

Aunque aún se desconocen los detalles de la ambiciosa reforma migratoria que pretende impulsar el líder del ejecutivo federal, por sus palabras se deduce que su decisión de derogar la orden de Trump beneficiará, al menos, al talento internacional contratado por empresas estadounidenses; a las personas que ingresan al país gracias a la Lotería de Visas; y también, a los familiares extranjeros de residentes legales en EEUU.

La proclama emitida por Donald Trump en abril de 2020, prohibió la emisión de las siguientes visas de “Empleo basado en petición”.

– H-1B: permite a trabajadores extranjeros laborar temporalmente en EEUU en una ocupación especializada. Exige un título de enseñanza superior o su equivalente, y la solicitan a menudo expertos en tecnología altamente cualificados. En 2019, se recibieron 225,000 solicitudes para 85,000 puestos disponibles bajo este programa de visas. 

– H-2B: este documento se concede a empleados extranjeros que quieran trabajar en el sector estacional no agrícola. 

– L: para altos ejecutivos o gerentes que sean transferidos a los EEUU por su empresa, para trabajar en alguna sucursal de la misma. 

Desde abril, todos estos profesionistas tenían la entrada prohibida a los EEUU. Pero ahora, ellos se beneficiarán de la revocación decretada por Joe Biden, ya que se espera que el gobierno federal conceda próximamente a sus Embajadas la autorización de tramitar y renovar estos visados. 

* Estudiantes universitarios, niñeros au pair

La orden ejecutiva de Trump también prohibió la emisión de visas J1, que se otorgaban para intercambios académicos, y eran solicitadas por estudiantes universitarios o au pair. 

A pesar de la restricción, en México se permitió la concesión de estos permisos desde el pasado mes de agosto, de cara al nuevo ciclo escolar. Ahora quizás, con la derogación de la norma migratoria de Donald Trump, también pueda extenderse el trámite a niñeras y niñeros au pair.

Todo apunta a que el actual mandatario revertirá esta situación, y permitirá a los ciudadanos estadounidenses solicitar un permiso de residencia en EEUU para sus parientes cercanos.