La Presidencia de la Conferencia Episcopal Italiana (CEI) destinó seis millones de euros, provenientes del impuesto que los ciudadanos asignan a la Iglesia Católica, para ayudar a los países africanos y otros países pobres ante la crisis que suscita la pandemia del coronavirus.

Esta decisión ocurre pocos días después de las intervenciones extraordinarias del Episcopado por un total de 16 millones de euros, que fueron destinados a hacer frente a la emergencia de coronavirus en Italia.

“En la conciencia de que estos países enfrentan más dificultades para hacer frente a la pandemia y que la situación ya dramática puede volverse devastadora, la Presidencia de la CEI ha encargado al ‘Servicio para las intervenciones caritativas a favor de los Países del Tercer Mundo’ y Cáritas italiana para desarrollar un estrategia de acción urgente que interviene en salud y capacitación”, señala la CEI en un comunicado.

“La ruta operativa, que ha sido identificada, consiste en solicitar una manifestación de interés de los hospitales e instituciones católicas que operan en el área. Para este fin, a las intervenciones sanitarias se han asignado 5 millones de euros y a la formación 1 millón de euros, por un total de 6 millones de euros”, continúa el mensaje.

El CEI explicó a detalle los objetivos de la ayuda: “El primer objetivo será equipar las estructuras de salud presentes en estos países con dispositivos de protección para el personal de salud, esenciales para el manejo de emergencias y herramientas terapéuticas básicas para enfrentar la pandemia”. 

Asimismo, se “privilegiarán las estructuras más cercanas a la población, más periféricas, que ya formaban parte de la red de entidades conocidas y respaldadas en el pasado, que han demostrado ser eficaces y eficientes”. 

“También, se apoyarán iniciativas para fomentar comportamientos en la población que no sean propicios para el contagio, además de la capacitación y preparación técnica del personal de atención médica”, añade el mensaje. 

Finalmente, los obispos subrayan que “las iniciativas deben ser acordadas con las instituciones públicas locales, nacionales, regionales e internacionales, con las autoridades a cargo, con todas las entidades activas en el área en las mismas áreas de acción, con el fin de fomentar todas las sinergias, tanto de acuerdo con las prácticas ordinarias como de acuerdo con los extraordinarios requerimientos de la situación de emergencia”.

“Las solicitudes de financiación de las partes interesadas deben presentarse, del 14 al 30 de abril, en la forma indicada en el sitio web www.chiesacattolica.it/sictm. Dada la gravedad y la urgencia de la situación, los proyectos deben finalizarse dentro de tres meses después del desembolso de la contribución solicitada”, concluye la nota.

Con información de aciprensa.com