Miles de inmigrantes han sido separados de sus familias debido al cierre de la frontera, al sur de Estados Unidos. Esto para prevenir la propagación del coronavirus. Ciudadanos de México y mexicoamericanos, en California, fueron aislados de sus parientes. A otros inmigrantes indocumentados les interrumpieron su deportación.

El presidente Donald Trump informó el 19 de marzo sobre el cierre de la frontera entre Estados Unidos y México. Esto con respecto a los cruces no esenciales, con el fin de frenar el brote de COVID-19.

Los viajes esenciales son aquellos con fines médicos, respuestas de emergencias, con fines de salud pública o para asistir a instituciones educativas. También se incluye el comercio entre ambos países.

Te puede interesar: ENFERMERA CON CORONAVIRUS DIO A LUZ A SU HIJA

Algunos han calificado la situación como “sofocante y triste”. Esta es la reacción habitual ante el cierre fronterizo.

Un ejemplo de esto es Brenda Martínez, quien es estudiante del Hartnell College. Dijo que si esta situación se extiende, no podrá ver a su madre y hermanos durante este año.

Para los inmigrantes que no están detenidos, sus audiencias se postergaron. Los casos de los detenidos continúan mediante videoconferencias.

Con de información de La Opinión y agencias.