Buenos Aires. Recientemente, los medios locales reportaron que la inflación argentina volvió a subir hasta el 3,8% en diciembre, según informó el gobierno el jueves. Esto es por encima de las previsiones y a su nivel más alto desde abril pasado, impulsada por los consumidores que derrocharon en fiestas y feriados en el último mes del año.

“La aceleración de la inflación frente a noviembre se explica por el cobro de aguinaldos y vacaciones, la gente gasta más rápido los pesos para comprar artículos para fiestas y feriados”.

Declaró Natalia Motyl, quien es economista de la Fundación Libertad y Progreso.

Se mencionó que el resultado, superior a la mediana de las previsiones de los analistas encuestados por los medios del 3,6 %, también registró una inflación de 12 meses del 50,9 % en el mes. El Índice de Precios al Consumidor (IPC) había subido un 2,5% en noviembre.

Por su parte, el banco central del país subió recientemente la tasa de interés de referencia al 40%, su primer aumento en más de un año.

Te puede interesar: Software espía hackeó a periodistas y activistas de El Salvador

Se destacó que el gobierno de Argentina ha estado luchando para contener la inflación desenfrenada, que se está ejecutando a una tasa anual de más del 50%, con topes a las exportaciones de algunos cortes de carne y granos, así como congelaciones de precios en muchos bienes de consumo.

“A pesar de las congelaciones de unos 1.400 productos, el impacto inicial que se vio en noviembre fue compensado por aumentos de precios fuera del acuerdo”; reveló Isaias Marini, quien es economista de la consultora Econviews. Además, el especialista agregó que los precios de la carne habían tenido un gran impacto.

“Ahora es un comienzo desafiante para 2022 en términos de precios, con la inflación en 2021 que parece establecer un piso para las cosas. Con tarifas y ajustes en el tipo de cambio, proyectamos que la inflación en 2022 terminará en 58%”, precisó.

Imagen ilustrativa. Fuente: Freepik.