Fuente de la imagen: Publicada en las redes sociales @sabri44220662

México. Una iglesia escondida bajo el agua durante la mayor parte de los últimos 40 años emergió debido a la sequía en Guanajuato.

La Iglesia de la Virgen de Dolores desapareció en 1979 tras la construcción de una presa en la zona. El lugar, construido a mediados del siglo XIX, fue el corazón de la comunidad colonial de El Zangarro. El cual alguna vez albergó la rectoría y el registro civil, de la entonces Villa Real de Mina de Guanajuato.

La historia de la comunidad llegó a su fin en 1979 cuando el presidente José López Portillo ordenó la construcción de la represa Purísima, que inundó 200 hectáreas.

Su mano fue forzada: seis años antes la ciudad de Irapuato, a 25 kilómetros de distancia, se inundó por completo tras la ruptura de otra presa. La nueva presa estaba destinada a evitar futuras inundaciones.

Te puede gustar: Critican abuso policial en Brasil tras operativo que dejó 25 muertos

Dulce Vázquez, directora del archivo municipal, informó que hubo cierta resistencia por parte de los vecinos de El Zangarro. “Cuenta la historia oral que les fue muy difícil salir del lugar. No solo por las construcciones, sino por el sentido de pertenencia al lugar… Algunos resistieron hasta que vieron que ya era una realidad que llegaría el agua; para cubrir toda la ciudad”, indicó.

Los habitantes de El Zangarro fueron trasladados a tierras cercanas, donde fundaron una comunidad del mismo nombre. El Templo de la Virgen de Dolores reapareció en julio del año pasado como consecuencia de la sequía.

Más del 70% del país se ha visto afectado por la prolongada estación seca, con una falta de precipitaciones particularmente aguda en Guanajuato.