El Sr. Pablo tenía días de mucho trabajo y con el tiempo se hizo adicto a tomar bebidas energetizantes para sobrellevar la carga de actividad.

Después de varios meses de tomar contínuamente estas bebidas, que en ocasiones llegaban a ser hasta 4 o 5 al día, su salud se vió deteriorada.

El gusto por estas bebidas dejó de ser una necesidad de energetizarse en el trabajo, para convertirse en una adicción según nos platica en entrevista.

Un domingo que no fué a trabajar, sentía la necesidad de una de estas bebidas y se compró un paquete de 8, los cuales se tomó en el mismo día; más tarde su cuerpo empezó a desvanecerse y no pudo seguir más.

imagen: captura youtube.com

Fué llevado al hospital donde fué atendido de emergencia, perdió la movilidad de su lado derecho del cuerpo. Los médicos también le comentaron que estas bebidas en exceso pueden provocarle un derrame cerebral.

Don Pablo, quien vive actualmente en Nashville, se está recuperando favorablemente con terapia y una dieta sana.

Hoy nos comparte su experiencia para que otros se vean reflejado en él y eviten problemas de salud. Nos invita a no consumir éste tipo de productos y a procurar mejores hábitos alimenticios, pues la salud una vez que se pierde de manera irreversible, ya nada es igual.