Nashville, Tn.- Los detectives de Delitos Sexuales asignados a la División de Víctimas Especiales arrestaron hoy a un hombre del este de Nashville por dos ataques contra mujeres, uno el 13 de agosto en la cuadra 1700 de Broadway, el otro el 30 de abril en la cuadra 100 de 17th Avenue South.

Curtis Brooks, de 40 años, de Riverside Drive, está encarcelado la noche de ayer con una fianza de $170,000 por intento de violación agravada, agresión sexual agravada, robo agravado y robo de auto (todo por el caso del 13 de agosto) y agresión sexual (por el caso de abril 30).

En el incidente del 13 de agosto, se alega que Brooks siguió a una mujer de 29 años hasta su automóvil estacionado en la cuadra 1700 de Broadway. La víctima informó que cuando entró en su vehículo, un hombre apareció en su puerta abierta, intentó sacarla varias veces y exigió sexo mientras mostraba un arma y amenazaba con dispararle. El hombre manoseó a la víctima antes de dejarla ir, metió la mano en el auto, agarró su bolso y huyó.

En el caso del 30 de abril, se alega que Brooks siguió a una mujer de 23 años desde un estacionamiento de 17th Avenue South hasta un edificio antes de levantarle repentinamente el vestido, tocarla y huir.

El video de vigilancia mostró que un Ford Flex negro era el vehículo del sospechoso en ambos incidentes. La información sobre el vehículo y la descripción del sospechoso fue difundida en todo el departamento de policía por el detective de delitos sexuales Kevin Wiles. El sargento detective del recinto central, Brian Brown, vio un Ford Flex negro el domingo por la noche en el centro de Academy Place. Brooks caminó hacia el vehículo y el Sargento Brown habló brevemente con él, obteniendo su nombre. Esa información fue transmitida al detective Wiles. Posteriormente, la víctima en el caso de agosto identificó a Brooks como su agresor después de que le mostraran una fila de fotos. Brooks fue arrestado hoy en su residencia y acusado en ambos casos.

La mujer no acudió a una cita con el médico y sus llamadas no fueron respondidas. Los socorristas forzaron la entrada a través de una puerta cerrada. Los dos fueron encontrados muertos en habitaciones separadas. Junto a él se recuperó una pistola.