Foto Ilustrativa. Pixabay

INTERESANTE.- El Viernes Santo, corona de la Semana Santa o también llamada la semana mayor, en la alrededor del mundo se recuerdan la pasión, muerte y resurrección de Jesucristo y que suele ser confundida una época de vacaciones, sin embargo siempre está cargada de una fuerte tradición religiosa como la cuaresma. 

Pero, ¿Qué ocurrió el Viernes Santo?, es el día del juicio, si es que se le puede llamar juicio, la condena, el viacrucis, la crucifixión y la muerte de Jesús.

Según los Evangelios, Jesús fue juzgado por los sacerdotes judíos, quien, por lógica, no creen en el mesías y por el gobernador Herodes a quien manejaban como a un títere y, finalmente, por el romano Poncio Pilatos, quien lo condenó a muerte tras haber sido flagelado y coronado con espinas y todo ello conscientemente aceptado por el perdón de los pecados de la humanidad y su soberbia de no reconocerlos.  

Jesús, según los evangelios, cargó su cruz en un tortuoso y largo caminar hasta el monte Calvario, fue auxiliado por Simón de Cirene en el camino, y finalmente fue clavado en la cruz, donde expiró ayudado por María Magdalena y su madre la Virgen María.

Ese mismo día, Jesús fue bajado de la cruz y sepultado de donde resucitó al tercer día.  Durante Viernes Santo, se debe mantener vigilia, que significa abstenerse de comer carne roja y no se celebran misas ni tampoco la Eucaristía, como homenaje a ese ser que dio si vida por el perdón de los pecados de la humanidad y si, de su soberbia de no reconocerlo.

Sin duda es tiempo de reflexión, de reconciliación, de perdón, para de ese modo alcanza la paz y consecuentemente, ser feliz.

MR