Fairfield, Connecticut.- Un hispano de 26 años de edad está siendo acusado de matar a su hijo de 2 años y enterrarlo en un parque de la ciudad de Stamford, durante los hechos el sospechoso mantuvo secuestrada, bajo amenaza de muerte con un arma, a la madre del menor.

Como Édgar Ismalej-Gómez fue identificado el homicida, quien según precisaron las autoridades fue puesto bajo custodia por el Departamento de Policía de Stamford por el asesinato de Liam Rivera.

Los restos del pequeño Liam fueron encontrados el lunes 2 de enero en el interior de una bolsa de plástico en el Parque Cummings en la ciudad de Stamford. 

Incluso, los documentos judiciales señalan que el sospechoso le prohibió a la madre del niño que llamara a una ambulancia al momento del incidente. 

En su lugar, el acusado puso los restos del menor en una bolsa de plástico y los enterró en el Parque Cummings.

La Oficina del Médico Forense del Estado determinó que la muerte del niño fue un homicidio por múltiples lesiones contundentes en la cabeza.

Desde ese momento, el acusado mantuvo en cautivero a la madre del niño, amenazando de muerte con un arma de fuego e intimidando para que no pudiera pedir ayuda. . 

Sin embargo, la víctima femenina logró ponerse en contacto con las autoridades policiales durante el lunes 2 de enero, lo que condujo al descubrimiento de los restos del menor y al posterior arresto de Ismalej-Gómez.

Te puede interesar: Arrestan a un alumno de una secundaria en Nueva York que ingresó con un arma a clases

El Departamento de Policía de Stamford no dio a conocer de manera inmediata si la madre del niño enfrentará cargos criminales por el incidente que desencadenó la muerte del menor.

El jefe del Departamento de Policía de Stamford, Timothy Shaw, dio a conocer en una rueda de prensa que no existe un riesgo para la comunidad de Stamford tras el arresto de Édgar Ismalej-Gómez.

“Si bien esta investigación es fluida y es posible que no podamos compartir muchos detalles, queríamos que la comunidad supiera que confiamos en que no existe una amenaza continua para nuestra comunidad”, aseguró Shaw en la rueda de prensa.

Édgar Ismalej-Gómez tenía una orden de protección que le prohibía acercarse a Liam Rivera después de que se declaró en abril de 2022 culpable de romperle el brazo al niño en un incidente ocurrido en el año 2021, de acuerdo con información publicada por el diario Stamford Advocate.

En tal sentido, tras su ataque habría violado su acuerdo legal de libertad condicional.

El sospechoso ya había pagado 60 días en prisión y sólo le restaban tres años de libertad supervisada. 

Édgar violó la orden de protección que tenía el menor al momento de su muerte. 

Ismalej-Gómez se encuentra recluido en una Cárcel de Connecticut con una fianza que fue fijada en 3 millones de dólares por violación de su libertad condicional y se espera que próximamente enfrente cargos de homicidios por la muerte de Liam Rivera.