Recientemente se dió a conocer que un hallazgo de la Universidad de Tel Aviv ha revelado un nuevo método notable que puede matar de hambre a un tipo de tumor cerebral devastador, conocido como glioblastoma.

The Epoch Times informa que el estudio explica que el glioblastoma crece en el cerebro debido a dos mecanismos, los cuales juegan un papel importante en la aceleración del crecimiento del tumor. 

En el primero de ellos, se trata de un mecanismo que protege a las células cancerosas del sistema inmunitario. El segundo, es un mecanismo que aporta energía para que se desarrolle el tumor.

Se precisó que el estudio fue realizado por la estudiante de doctorado Rita Perelroizen y publicado en la revista Brain con su supervisor, el Dr. Lior Mayo de la Escuela Shmunis de Biomedicina e Investigación del Cáncer y la Escuela de Neurociencia Sagol, y el Prof. Eytan Ruppin de los Institutos Nacionales de Salud. en los Estados Unidos.

Se dijo que los hallazgos sobre las actividades de estos dos mecanismos que aceleran el tumor cerebral pueden ser una base prometedora para avanzar en los futuros tratamientos para el glioblastoma y otros tumores cerebrales en general.

El estudio se centró en el microambiente de apoyo del tumor, que son los tejidos que rodean las células tumorales, en lugar del tumor mismo, dijeron los investigadores.

“Bajo el microscopio encontramos que los astrocitos activados rodeaban los tumores de glioblastoma. Con base en esta observación, nos dispusimos a investigar el papel de los astrocitos en el crecimiento del tumor de glioblastoma”, dijo el Dr. Mayor.

Para probar la erradicación de los tumores, el estudio utilizó un modelo animal y comenzó a cambiar las actividades de dos mecanismos que están activos alrededor de los tumores. Los animales que no usaron el tratamiento murieron dentro de cuatro a cinco semanas. Por el contrario, los animales con tratamientos que “matan de hambre” al glioblastoma han dado resultados revolucionarios. El tumor desapareció en cuestión de días, dejando a la mayoría de los animales vivos sin ninguna recaída.

Según Mayor, el tumor crece debido a su uso de la energía que transporta el colesterol. Los investigadores impidieron los factores desencadenantes de la liberación de colesterol en el tumor. Como resultado, la eliminación de esta energía del colesterol dejó el tumor muerto en pocos días.

Según Mayor, las herramientas de erradicación de tumores están disponibles en modelos animales, pero aún no en humanos. Sin embargo, el crecimiento del tumor depende de las actividades de los astrocitos, y el hallazgo da esperanza en el tratamiento del glioblastoma y del tumor cerebral en el futuro.

Reportaje completo en: The Epoch Times