Cientos de guatemaltecos marcharon este martes en el centro de la capital para demandar al Congreso la pronta elección de jueces para renovar la Corte Suprema y otros tribunales, al conmemorar los 76 años de la Revolución de Octubre, que dio lugar a las primeras elecciones libres en el país. 

Indígenas, activistas y estudiantes, entre otros sectores, usando mascarillas por la pandemia de covid-19, se manifestaron por las calles del centro histórico de Ciudad de Guatemala, denunciando un retraso supuestamente malicioso de más de un año en la renovación por parte del Congreso de los jueces de la Corte Suprema de Justicia (CSJ) y tribunales inferiores. 

Los 13 jueces del alto tribunal son renovados en el país cada cinco años. 

“Exigimos al Congreso de la República la elección inmediata de los magistrados”, dijo el líder indígena Daniel Pascual, dirigente del Comité de Unidad Campesina (CUC) en la denominada “Caminata por la Democracia, Justicia y la Paz en Guatemala”. 

Los diputados han postergado la elección de los jueces luego de que la Corte de Constitucionalidad (CC), la máxima instancia judicial del país, les ordenara en octubre de 2019 excluir de la lista a candidatos sospechosos de corrupción. 

Varios congresistas sostienen que la resolución viola la presunción de inocencia, aunque activistas han alertado que la intención es elegir a jueces vinculados con grupos que manipulan la justicia. 

En 2018, investigadores de la extinta Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala de la ONU (Cicig) y la Fiscalía revelaron una trama de corrupción orquestada por un reconocido abogado para alterar, mediante sobornos, la elección en 2014 de los actuales magistrados de la CSJ que siguen en sus labores de forma interina.

El oficialismo tiene actualmente un peso significativo en el Congreso, aunque necesita de otros partidos afines para lograr la mayoría.

La Revolución de Octubre conmemorada en esta fecha, fue un movimiento cívico-militar que dio paso a la llamada “Primavera Democrática de Guatemala”, tras poner fin al régimen del dictador Jorge Ubico, quien gobernaba desde 1931. 

La gesta dio lugar a las primeras elecciones libres en el país que llevaron a la presidencia a Juan José Arévalo (1945-51) y luego a Jacobo Arbenz (1951-54).

El período revolucionario llegó abruptamente a su fin en junio de 1954 tras una operación apoyada por Estados Unidos y liderada por el coronel Carlos Castillo Armas, quien fue asesinado a balazos el 26 de julio de 1957 en Casa Presidencial. 

hma/mls

© Agence France-Presse