El canciller de Guatemala, Pedro Brolo, aseguró este lunes que mantienen “controlada” la recepción en su territorio de cientos de migrantes centroamericanos deportados desde Estados Unidos, vía México, situación que provocó una crisis humanitaria en agosto.

“Ya está bastante coordinada y controlada” la situación en la frontera El Ceibo, ubicada en una inhóspita zona del norteño departamento de Petén, fronterizo con México, declaró Brolo en conferencia de prensa.

Tras la deportación a México de centenares guatemaltecos, hondureños y salvadoreños, las autoridades mexicanas comenzaron hace un mes a llevar a los migrantes a El Ceibo, puesto fronterizo a unos 550 km de Ciudad de Guatemala y con escasa presencia de instituciones migratorias y de asistencia humanitaria.

En esta foto de archivo del 19 de agosto de 2021, migrantes llegan a El Ceibo, Guatemala, después de ser deportados de los Estados Unidos, vía México. / AFP

Brolo explicó que, una vez que los migrantes, en su mayoría de Honduras, entran en territorio guatemalteco, son llevados en autobuses hasta la frontera hondureña de Corinto para que no queden varados en Guatemala. 

“Estamos haciendo ese puente humanitario para retornar de manera expedita y rápida para evitar que haya población flotante en El Ceibo”, señaló el funcionario, una labor que hacen en coordinación con México, precisó. 

Según registros del Instituto Guatemalteco de Migración (IGM), entre el 22 de agosto y el 12 de septiembre pasados, unos 6.360 migrantes, casi 4.000 de Honduras, fueron deportados por México a través de esa frontera. 

Brolo agregó que también trabajan con Estados Unidos para la recepción vía área en la capital de guatemaltecos expulsados. Washington reiteró que expulsará a los migrantes que lleguen a su territorio de manera ilegal. 

© Agence France-Presse