Veracruz, México. – Luego de que una joven fuera acusada de homicidio y encarcelada por haber sufrido un aborto espontáneo en Veracruz tuvo que ser liberada luego de que la justicia determinara que tenía una discapacidad intelectual.

A casi 4 meses, la joven identificada como Patricia Guzmán Araiza, se encuentraba en un centro comercial en el municipio de Oluta, ciudad de Veracruz, cuando presentó un aborto espontáneo tras presuntamente ser maltratada por su pareja.

Luego de que ocurrieron los hechos, quedó detenida en el centro de Reinserción Social de Acayucan y acusada de cometer homicidio sin comprobar realmente si era víctima de violencia por parte de su pareja sentimental.

La fiscal general del estado, Verónica Hernández Giadáns informó que la acusada de 28 años de edad tenía una discapacidad intelectual. Solo queda esperar que un especialista determine su condición, luego de que un juez autorizara el exámen psicólogo.

Luego de que realizaron dichos estudios, La Fiscalía General de Veracruz finalizó que aunque la acusada si haya cometido un delito para los ojos de la ley, no tiene la “madurez mental y física” para poder ser encarcelada.

MY