Puebla, México. – Pasado un mes del terrible siniestro por la toma de gas en la junta auxiliar de San Pablo Xochimehuacan, las familias afectadas insistieron en regresar a sus terrenos.

Desde el pasado lunes decenas de personas comenzaron a instalarse en la denominada zona cero, lugar donde el 31 de octubre se produjo una explosión que dejó un saldo de 4 personas muertas.

La explosión dejó todo el lugar quedó como una zona de guerra, con casas hechas puros escombros, ahora todo se encuentra como un terreno baldío donde solamente hay tierra y uno que otros árboles, los cuales los habitantes utilizan para ubicar las calles y patios.

Las autoridades le ofrecieron reubicar sus viviendas en Flor del Bosque, a 16 kilómetros de distancia, pero las personas se niegan a reubicarse y dejar sus terrenos, por lo que buscan alguna señal de donde se encontraban ubicadas sus casas para reconstruirlas, luego la del vecino y así hasta lograr toda la cuadra.

Algunas de las familias afectadas ya han colocado campañas donde aseguran que se encontraba su vivienda.

La principal inconformidad de las afectados, es que el terreno que les está ofreciendo el gobierno de Puebla es de 80 metros cuadrados, mientras que aseguran que algunas de las viviendas tenían de 200 hasta 450 metros cuadrados.

MY