La Misión de los Estados Unidos ante las Naciones Unidas (ONU) rechazó un acuerdo sobre ayuda humanitaria para emergencias, incluida la pandemia de COVID-19, que habría dado cobertura a las agencias de la ONU para promover el aborto. 

“Estados Unidos no puede aceptar los términos ‘servicios de atención de salud sexual y reproductiva’ y ‘salud sexual y reproductiva’. Hacemos hincapié en que la atención médica debe centrarse en la promoción y prevención de la salud, de conformidad con la legislación y las políticas nacionales”, reveló un comunicado emitido por diplomáticos estadounidenses el 2 de junio y que fue compartido por la organización provida C-Fam, un grupo de defensa con sede en el país norteamericano.

En la declaración, dirigida por la embajadora estadounidense Kelly Craft, se explica por qué el Gobierno no pudo aceptar un borrador del acuerdo anual sobre el trabajo humanitario del sistema de la ONU. Asimismo, lamenta que las preocupaciones de la administración sobre los términos ambiguos utilizados por las agencias de la ONU para promover el aborto, no fueran tomados en cuenta por el diplomático de Marruecos que dirigió las negociaciones, precisó C-Fam.

“En la ONU y en otros lugares, Estados Unidos continuará su trabajo para lograr un consenso sobre una terminología clara que promueva mejor la salud de las mujeres sin promover el aborto”, explica el comunicado, y agrega que los contribuyentes norteamericanos aportaron más de 11 mil millones de dólares en respuesta al COVID-19 en el mundo, más que cualquier otra nación.

“Estados Unidos rechaza cualquier interpretación de los derechos humanos internacionales para exigir a cualquier Estado Parte que brinde acceso al aborto. En resumen, no existe el derecho internacional al aborto, ni los Estados tienen el deber de financiar o facilitar el aborto”, prosigue el texto.

El presidente de C-Fam, Austin Ruse, dijo que “esta es una gran victoria para los provida en todo el mundo que están justificadamente preocupados de que los fondos COVID se utilicen para promover el aborto en la asistencia humanitaria”.

“Agradecemos a la administración Trump por adoptar esta postura firme en favor de la verdadera asistencia humanitaria y en favor del niño por nacer”, añadió.

Unas semanas antes, el administrador interino de la Agencia Internacional para el Desarrollo (USAID) de Estados Unidos, John Barsa, envió una carta al secretario general de la ONU, Antonio Guterres, reconociendo el derecho a la vida del niño e instándolo a que deje de promover el aborto en las políticas diseñadas para abordar la crisis pandémica.