Rusia.- De acuerdo al reporte de medios locales, los equipos de rescate lograron halladar este domingo a un niño de nueve años llamado Kiril, quien había desaparecido dos días antes en los bosques de los Urales, una región rusa mientras se encontraba acampando con su padre. El niño tuvo que fingir que estaba muerto, así como recurrir a otras técnicas para sobrevivir a la intemperie.

“Kiril dijo que gritaba llamando a su papá, temiendo que no lo esperara. El niño vio osos los dos primeros días. Para sobrevivir, se acostó bajo un árbol y fingió que estaba muerto“, relató Konstantín Valiajmétov, uno de los buscadores. Según explicó, durante su extravío el menor no bebió agua de los arroyos para no sudar demasiado y evitar así ser picado por los mosquitos.

Kiril se perdió cuando decidió bajar solo de las cordilleras y se despistó en un sendero montañoso. Tras confirmarse su desaparición, se lanzó una gran operación de rescate que involucró a unos 160 individuos, entre voluntarios, unidades caninas, rescatistas y oficiales de Policía.

Finalmente, el joven fue encontrado a cinco km del lugar donde fue visto por última vez. Fue evacuado en helicóptero para encontrarse con su hijo. Las autoridades sometieron al padre de Kiril a una prueba de polígrafo para serciorarse que su desaparición no tenía intenciones criminales.