El volcán ecuatoriano Cotopaxi, que está en proceso eruptivo desde 2015, arrojó varias columnas de gases y ceniza durante las últimas horas, informó el miércoles el Instituto Geofísico de Quito.

«En el transcurso de la mañana de hoy se observaron emisiones de vapor, gases y ceniza», señaló el organismo en un comunicado.

Agregó que desde el martes por la noche «se han observado varios episodios de emisiones de gases con carga baja de ceniza», formando columnas que alcanzaron alturas de hasta 900 metros sobre el cráter.

El Cotopaxi, ubicado en el centro andino de Ecuador y de 5.897 metros de altura, se reactivó en 2015 tras mantenerse dormido durante 138 años.

En la zona de influencia del macizo, de nieve perpetua, habitan más de 300.000 personas y hay instalaciones estratégicas como oleoductos y grandes extensiones agrícolas y ganaderas.

Los efectos de una gran erupción podrían afectar incluso a Quito, a unos 45 km al norte del volcán.

Es considerado uno de los volcanes más peligrosos del mundo debido a la frecuencia de sus erupciones, estilo eruptivo, relieve, cobertura glaciar y por la cantidad de poblaciones potencialmente expuestas a sus amenazas, de acuerdo con el Servicio Nacional de Gestión de Riesgos.

Ante un reciente incremento de la actividad, que al momento es moderada con tendencia ascendente a nivel superficial e interna, según el Geofísico, las autoridades declararon en octubre pasado la alerta amarilla, previa a la naranja (para una inminente erupción) y la roja (erupción en curso).

En Ecuador, atravesado por la cordillera de los Andes, también están en proceso eruptivo los volcanes Tungurahua (desde 1999), Sangay y Reventador.

© Agence France-Presse