Foto Ilustrativa. MP/Facebook

ESTADOS UNIDOS.- El vicepresidente Mike Pence y la segunda dama, Karen Pence, estuvieron entre los primeros estadounidenses en recibir una dosis inicial de la vacuna COVID-19 de Pfizer el viernes, y lo hicieron en un evento en vivo frente a la cámara en la Casa Blanca.

“Al cabo ni me dolió” dijo Pence, mientras que el Cirujano General Jerome Adams también recibió la vacuna COVID-19 durante el evento del viernes.

Antes de las inyecciones, los médicos le hicieron al trío una serie de preguntas sobre los síntomas del COVID-19, el historial de alergias y los antecedentes de trastornos sanguíneos. Después de que los tres respondieran «no» a todas las preguntas, los profesionales de la salud del Centro Médico Walter Reed administraron la vacuna.

En declaraciones posteriores a su inyección, Pence dijo que decidió tomar la vacuna en un evento público para mejorar la confianza del público.

Pence también agregó que gracias a las vacunas, Estados Unidos ahora estaba «doblando la esquina» de la pandemia y que el país ahora podía ver la «luz al final del túnel».

La vacuna que recibieron los Pence el viernes es la primera de una vacuna de dos inyecciones. Deberán recibir una inyección de refuerzo en unas pocas semanas para completar el proceso de inoculación.

El presidente electo Joe Biden también ha dicho que recibiría la vacuna «más temprano que tarde», y agregó que no quería «adelantarse a la línea, pero quiero asegurarme de demostrarle al pueblo estadounidense que es seguro de tomar «.

El Dr. Anthony Fauci, el principal experto del país en enfermedades infecciosas, ha recomendado que el presidente Donald Trump también se vacune.

«Todavía quieres proteger a las personas que son, ya sabes, muy importantes para nuestro país en este momento», dijo Fauci el martes en ABC . «A pesar de que el propio presidente estaba infectado y probablemente tiene anticuerpos que probablemente serían protectores, no estamos seguros de cuánto durará esa protección».

Los ex presidentes Barack Obama, George W. Bush y Bill Clinton acordaron por separado tomar la vacuna COVID-19 en cámara en un esfuerzo por generar confianza pública en el proceso.

MR