El seleccionador de Portugal Fernando Santos ha iniciado un procedimiento para recuperar varios millones de euros pagados al Estado después de una regularización fiscal, negando, como la Federación portuguesa de fútbol (FPF), cualquier malversación en el pago de su salario, anunció el viernes la FPF.

Según el semanal Expresso, el fisco portugués habría reclamado a Santos, seleccionador de Portugal desde octubre de 2014, 4,5 millones de euros (4,69 millones de dólares) de impuestos adicionales por sus ingresos de 2016 y 2017.

Según el periódico, el fisco habría llegado a la conclusión de que el seleccionador habría querido evitar pagar estos impuestos por ingresos procedentes de la Federación a través de una sociedad considerada “ficticia”, en lugar de percibir un salario fijado por un contrato de trabajo.

“En ninguna circunstancia la Federación portuguesa de fútbol o Fernando Santos han disimulado o sustraído cualquier información relativa a su relación contractual”, aseguró en su comunicado la FPF.

“Fernando Santos no debe ni un solo céntimo a la Autoridad Fiscal”, insistió la Federación, precisando que si el proceso de arbitraje iniciado por Santos le daba la razón, éste tendría derecho “al reembolso integral de los importes pagados”.

El entrenador de 67 años ha liderado a la selección de Portugal hacia la conquista de los primeros grandes títulos de su historia, la Euro-2016 y la primera edición de la Liga de las Naciones, cuya fase final fue organizada en el país luso en 2019.

Después de haber renovado en el banquillo de la ‘Seleçao’ hasta la Euro-2024, su aura de “padre de la victoria” se ha visto un poco dañada en los últimos tiempos, ya que Portugal tuvo que pasar por la repesca para lograr clasificarse a la próxima Copa del Mundo, que tendrá lugar a finales de 2022 en Catar.

© Agence France-Presse