Foto Ilustrativa. Josephine County Public Healt PRESS

ESTADOS UNIDOS.- Cuando un grupo de trabajadores de la salud con vacunas COVID-19 a la mano quedó varado en una carretera nevada de Oregon, improvisaron para asegurarse de que las dosis no se desperdiciaran.

Salud Pública del Condado de Josephine dice que alrededor de 20 de su personal y voluntarios acababan de terminar un evento de vacunación masiva en una escuela secundaria local y se dirigían a administrar las seis vacunas restantes en Grants Pass cuando la tormenta de nieve golpeó la autopista 199 cerca de Hayes Hill.

La nieve iba a impedir que el personal entregara esas dosis a los destinatarios previstos, por lo que establecieron una «clínica improvisada» con una ambulancia a mano por seguridad.

No queriendo que expire ninguna dosis, el departamento de salud dice que su personal comenzó a caminar de un automóvil a otro, ofreciendo a los conductores varados la oportunidad de recibir una vacuna COVID-19.

Al final, los funcionarios dicen que se administraron las seis dosis, incluida una a un empleado de la Oficina del Sheriff del condado de Josephine que había llegado demasiado tarde a la clínica de la escuela secundaria, pero terminó detenido con los demás en su camino de regreso a Grants Pass.

El departamento de salud dice que su director, Mike Weber, calificó la situación como «una de las operaciones más geniales de las que había formado parte».

MR