AUSTRALIA.- El deportista australiano Nathan Baggaley el cual obtuvo dos medallas de plata en los Juegos Olímpicos de Verano de Atenas 2004, junto con su hermano menor Dru Baggaley han sido declarados culpables por la Corte Suprema de Australia de haber realizado un intento fallido de introducir 650 kilogramos de cocaína al país.

Tuvo lugar en el año 2018 y, según los fiscales del caso, fue motivado por la codicia, ya que los hermanos provenían de un entorno “estable” y tenían la capacidad de mantenerse económicamente sin recurrir a acciones ilegales. El objetivo final de los Baggaley era “conseguir una enorme suma de dinero”, que podría haber llegado a los 200 millones de dólares.

Dru Baggaley fue condenado a 28 años de cárcel por su papel de “organizador principal” de la operación. Él y otro hombre viajaron cientos de kilómetros mar adentro desde el norte de Nueva Gales del Sur y recogieron la droga de un barco extranjero. Luego, en el camino de regreso a tierra, una lancha patrullera de la Marina comenzó a perseguirlos y decidieron arrojar el botín por la borda.

Un año después, se determinó que Nathan Baggaley había comprado y equipado el barco que se utilizó durante el intento de contrabando.

Aunque los abogados defensores aseguraron en el juicio que Nathan no sabía nada sobre el plan para importar sustancias ilícitas, la jueza de la Corte Suprema, Ann Lyons, rechazó esos argumentos y decidió que el hombre había estado “activamente involucrado” en la operación, por lo que fue sentenciado a 25 años.

JPE.