En Santo Domingo, capital de República Dominicana, tardaron 3 días para esclarecer un cruel asesinato ocurrido la noche del pasado jueves en la plaza comercial del residencial Carmen Renata III, en Pantoja.

Según las grabaciones de la cámara de seguridad del Colmado Navidad, a donde se dirigía Wilson Leoncio Bergal al momento de ser baleado por desconocidos, el hecho ocurrió a las 10:55 de la noche, momento en que la mayoría de locales estaban cerrados.

No obstante, los dos negocios que todavía mantenían una puerta abierta “para despachar dos o tres clientes” eran el Colmado Navidad y el Mini Market “La Fortuna”, razón por la que los vendedores especulan que antes de ser sorprendido por los desaprensivos, Bergal se había desmontado de su vehículo para comprar algo.

Sin embargo, los delincuentes ni siquiera le dieron la oportunidad de entrar al negocio, ya que subiendo la rampa que conduce a la entrada le dispararon.

“Se oyeron más de 10 disparos. Primero fueron dos y luego se oyeron más, tra tra tra”, relató Salvador Castillo quien despacha pedidos en “La Fortuna”.

Mientras que Luis Bonilla, delivery del Colmado Navidad, estaba cerrando el local desde adentro cuando escuchó los disparos.

También te puede interesar: Asaltantes se roban 1,5 millones de dólares en billetes dañados

Según los que avistaron el suceso, los desconocidos, a quienes “nadie les vio la cara” a pesar de sólo contar con una gorra que les cubría la cabeza, primero le dispararon a Bergal y al percatarse de que estaba acompañado fueron al vehículo a hacer lo mismo. 

Allí le propinaron múltiples disparos a Yanet Valdez Javier, esposa de Bergal, y quien le esperaba en la jeepeta Chevrolet Tahoe negra.

“La muchacha estaba en la guagua y tenía su cinturón y todo (…) La jeepeta estaba cerrada y prendida”, recuerda uno de los testigos.

Incluso, resalta que cuando llegaron las autoridades, habiendo pasado aproximadamente 15 minutos, los vecinos fueron quienes le avisaron a la Policía que había otra persona muerta en la “guagua”.

Posteriormente, colocaron el cuerpo de Valdez Javier en el suelo, donde todavía permanecen las manchas de sangre.

Lo que revelaron las cámaras

Los agentes de la Policía Nacional y de la Dirección Central de Investigación (DICRIM) se trasladaron desde tempranas horas de la mañana del a la plaza residencial, donde han estado interrogando a personal de los negocios y vecinos del área.

 Las autoridades se negaron a ofrecer declaraciones a los medios de comunicación y prensa debido a que “podría entorpecer la investigación”.

Un informe preliminar de la Policía señala que “al ser revisado el cadáver de la mujer, los investigadores hallaron una pistola calibre nueve milímetros con su cargador y cinco cápsulas”.

Hasta los momentos los agentes están en búsqueda de un objetivo que prefirieron no revelar, para que no logre escapar de la isla La Española.