Estados Unidos urgió el domingo a Corea del Norte a detener sus pruebas de misiles “contraproductivas” y expresó su confianza de que Pyongyang responderá positivamente a sus llamados al diálogo.

El llamado se produce luego de que Corea del Norte lanzó el martes un misil balístico desde un submarino, lo que motivó la convocatoria de una reunión de emergencia del Consejo de Seguridad de la ONU.

El enviado especial estadounidense a Corea del Norte, Sung Kim, se reunió con su par del Sur, Noh Kyu-duk, tras encontrarse con el representante japonés en Washington.

Calificó el lanzamiento del martes como una “provocación” y urgió a Pyongyang a detener las “preocupantes y contraproducentes” pruebas de misiles.

“Esperamos que la DPRK responda positivamente a nuestro llamado”, dijo Kim a periodistas, usando las siglas en inglés del nombre oficial de Corea del Norte.

El lanzamiento del martes fue la más reciente de una serie de pruebas de armas por el país comunista, incluido un misil crucero de largo alcance, un arma lanzada desde un tren y una supuesta ojiva hipersónica.

Semanas atrás, el gobernante norcoreano Kim Jong Un culpó a Estados Unidos por las sanciones contra su país, y aseguró que su programa bélico no tiene intenciones hostiles.

Kim se reunió tres veces con el expresidente estadounidense Donald Trump, quien no alcanzó un acuerdo para terminar con el programa nuclear del Norte.

El actual presidente Joe Biden prometió buscar una salida diplomática al conflicto con Corea del Norte.

AFP
El enviado estadounidense Sung Kim (dcha) y su homólogo surcoreano, Noh Kyu-duk, durante una comparecencia de prensa tras su reunión en un hotel de Seúl, el 24 de octubtre de 2021

sh/rbu/mas/rsr

© Agence France-Presse