Estados Unidos expresó este domingo al presidente salvadoreño, Nayib Bukele, su “grave preocupación” por la destitución de magistrados de la Corte Suprema decidida horas antes por el Congreso afín al gobierno, informó el departamento de Estado.

En una conversación telefónica, el jefe de la diplomacia estadounidense, Antony Blinken, mostró a Bukele su preocupación por la remoción de los cinco magistrados de la Sala de lo Constitucional de la Corte y le señaló que “un poder judicial independiente es esencial para la gobernanza democrática”, dijo el portavoz del departamento de Estado, Ned Price.

Blinken también le expresó similar inquietud sobre la destitución del fiscal general Raúl Melara, “quien está combatiendo la corrupción e impunidad y es un socio efectivo en los esfuerzos para combatir el crimen tanto en Estados Unidos como en El Salvador”, añadió Price.

En su sesión de instalación, la nueva asamblea legislativa, que responde a Bukele, destituyó a los jueves por decisiones “arbitrarias” y al fiscal Melara por considerarlo cercano a la oposición.

Los magistrados, que fueron inmediatamente sustituidos por otros, declararon “inconstitucional” la decisión de la Asamblea y denunciaron la intención del gobierno de suprimir el control de los otros poderes.

Una de las fuerzas minoritarias del Congreso, la derechista ARENA, consideró que se cometió un golpe de Estado.

AFP
Juramentación del nuevo fiscal general, Rodolfo Delgado, en la primera sesión plenaria del nuevo Congreso salvadoreño, el 2 de mayo de 2021 en San Salvador

En su conversación con Bukele, Blinken dio cuenta del compromiso de Washington de “mejorar las condiciones en El Salvador, incluyendo el fortalecimiento de las instituciones democráticas y la separación de poderes”.

La misma noche del sábado funcionarios estadounidenses advirtieron que las relaciones con El Salvador pueden deteriorarse.

“Así no se hacen las cosas”, tuiteó Juan González, asesor para América Latina del presidente Joe Biden.

AFP
La bancada del oficialista Nuevas Ideas vota la destitución de varios jueces de la Corte Suprema, en la primera sesión plenaria del nuevo legislativo salvadoreño, el 1 de mayo de 2021 en San Salvador

“Una fuerte relación EEUU-El Salvador dependerá de que el gobierno de El Salvador respete la separación de poderes y se someta a las normas democráticas”, dijo de su lado en Twitter, Julie Chung, secretaria en funciones del departamento de Estado para el Hemisferio Occidental.

AFP
El nuevo Congreso de El Salvador, dominado por el oficialismo, tomó posesión y destituyó al fiscal general y a jueces enfrentados con el presidente Nayib Bukele, un hecho visto por la comunidad internacional como un intento de concentrar el poder.

bur/gm/gma

s

© Agence France-Presse