Washington / Ciudad de México. El Departamento de Justicia de Estados Unidos (DOJ) afirmó que está “profundamente decepcionado” por la decisión de México de cerrar la investigación del exministro de Defensa, Salvador Cienfuegos. Esto luego de que el fiscal general mexicano decidiera no presentar cargos.

La decisión, que el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, respaldó públicamente el viernes, y un documento que el gobierno de México dejó de evidencia de EEUU contra Cienfuegos, amenaza con tensar los lazos estratégicos de seguridad entre Estados Unidos y México.

El viernes, por instrucciones de López Obrador, desde el Ministerio de Relaciones Exteriores tuiteó el enlace a un documento de 751 páginas. Estas incluían registros detallados de supuestas comunicaciones de Blackberry.

Te puede gustar: Facebook colocó una advertencia en video de un cardenal retirado que especuló sobre el coronavirus

Por su parte, un portavoz del Departamento de Justicia el viernes por la noche calificó la decisión de publicar la información compartida con México de manera confidencial como “profundamente decepcionante”.

“Publicar tal información viola el Tratado de Asistencia Legal Mutua entre México y Estados Unidos. Cuestiona si Estados Unidos puede continuar compartiendo información para apoyar las propias investigaciones criminales de México”.

Expresaron desde el DOJ.

Entonces, el Ministerio de Relaciones Exteriores de México se negó a comentar sobre la declaración del Departamento de Justicia. AMLO indicó que ordenó que todo el archivo de documentos se hiciera público porque quería “total transparencia”.

A última hora del sábado, México publicó otro caché masivo de documentos en línea relacionados con el caso. Los archivos comprendían miles de páginas

El documento publicado el viernes incluye mensajes de texto, a menudo mal escritos, entre “Thor”, “Superman”, “Spartacus”, “Samantha” y “Iron Man”; sospechosos de ser rastreados por agentes de la Administración de Control de Drogas (DEA) en 2015 y 2016 La charla aparentemente identificó a Cienfuegos como un aliado de los cárteles de la droga durante el gobierno anterior.

Sin embargo, no quedó claro de inmediato qué evidencia había en las comunicaciones para demostrar que Cienfuegos había actuado mal.

“Esas conversaciones no son una pistola humeante contra Cienfuegos. ¿Pero son completamente exculpatorias? Yo tampoco lo creo”.

Expresó el analista de seguridad mexicano, Alejandro Hope.
Créditos: El presidente mexicano Andrés Manuel López Obrador acusó el viernes a la DEA de fabricar delitos contra el exministro de Defensa Salvador Cienfuegos, preso en Estados Unidos por presunto narcotráfico y devuelto a México para un eventual juicio / AFP