Washington, DC.- El gobierno federal de los Estados Unidos anunció este sábado que autoriza a la petrolera Chevron a retomar las operaciones, de manera limitada, de extracción de recursos naturales en Venezuela, tras los resultados del diálogo entre el gobierno venezolano y su oposición. 

El Departamento del Tesoro aseguró que esta medida refleja la política a largo plazo de Estados Unidos con Venezuela.

Dejando atrás los intentos de colocar un nuevo gobierno de facto o paralelo y dejando como figura principal en el mando a Nicolás Maduro Moros, en lugar del opositor Juan Guaidó, quien fue descartado como figura política en el proceso venezolano. 

Asimismo, el gobierno estadounidense aclaró que se proporcionará un alivio a las sanciones para “reducir el sufrimiento del pueblo venezolano y apoyar en la restauración de la democracia”. 

“Otras sanciones y restricciones relacionadas con Venezuela impuestas por Estados Unidos siguen vigentes”, aclaró el comunicado, según el cual el país “hará cumplir enérgicamente estas sanciones y seguirá responsabilizando a cualquier actor que participe en actos de corrupción, viole las leyes estadounidenses o abuse de los derechos humanos en Venezuela”.

Te puede interesar: Arrestan al involucrado en el asesinato en el estacionamiento de Dellway Villa Road Apartment Complex

Desde el Ejecutivo estadounidense se había supeditado cualquier decisión sobre Chevron a que las partes retomaran el diálogo e impulsaran otros compromisos específicos en apoyo de la población venezolana.

En tal sentido, se firmó el Segundo Acuerdo Parcial para la Protección del Pueblo Venezonalo, con el objetivo principal en recuperar los recursos del Estado del mencionado país, recursos que están bloqueados en el sistema financiero internacional. 

La decisión sobre Chevron autoriza transacciones necesarias para ciertas actividades relacionadas con la gestión por parte de Chevron o sus filiales de sus empresas conjuntas que involucran a PDVSA o a cualquier entidad en la que PDVSA posea, directa o indirectamente, una participación del 50% o más.

PDVSA no recibirá ningún beneficio de la venta de crudo porque, según se aclaró, estos irán dirigidos al pago de la deuda a Chevron.