Desde el segundo piso del hogar de Onofra Alves Costa Rovai se divisa una parte del campo del Vila Belmiro, el estadio donde Pelé brilló defendiendo al Santos. Al término de algunos cotejos, ‘O Rei’ charlaba con esta ‘torcedora’, hoy de 91 años.

«Salía por esa puerta y ahí conversábamos sobre fútbol», dice a la AFP señalando la entrada principal del pequeño estadio de la ciudad portuaria del estado de Sao Paulo, que queda justo al frente de su sencilla casa azul. 

«En ese entonces tenía a mi mamá, que ya era de edad, y le gustaba mucho Pelé», rememora con alegría esta mujer menuda de pelo totalmente blanco y que porta orgullosa una camiseta albinegra del ‘Peixe’. «Un jugador… mi Dios del cielo, nació para eso». 

Doña Onofra sonríe cuando recuerda a Edson Arantes do Nascimento, fallecido el jueves en un hospital de Sao Paulo como consecuencia de un cáncer que le fue detectado en septiembre de 2021.

Por la puerta de su residencia, donde vive desde hace cincuenta años, veía al exastro y a otros jugadores de aquel poderoso Santos salir del Vila Belmiro, el lugar donde su cuerpo será velado del lunes al martes.

«Pelé era así, común y corriente, hablaba con cualquier persona, conversaba sobre cualquier asunto, era maravilloso», asegura.

Con el club, cuyo estadio tiene una capacidad para 16.000 personas, Pelé anotó 1.091 goles en 1.116 partidos y alzó 45 títulos, según las cuentas del elenco.

– «Fue el mejor» –

Por la acera de la casa de esta fanática pasaron algunas de las contadas decenas de turistas e hinchas que se acercaron este viernes al recinto deportivo, bañado durante buena parte de la mañana con una fina llovizna, para rendirle tributo al que muchos consideran el mejor futbolista de la historia.

Algunas casas en los alrededores daban color a un día gris y nublado: en los balcones o ventanas colgaban banderas del ‘Peixe’, donde Pelé jugó 18 de sus 21 años como futbolista profesional.

Tres modestos arreglos florales, uno de ellos con la leyenda «Pelé eterno», acompañaban la estatua del único jugador en ganar tres mundiales (1958, 1962, 1970) que custodia uno de los pasillos externos del Vila Belmiro.

«La muerte de Pelé fue muy triste para mí. Aunque no lo vi jugar, oí a mi padre, a mis abuelos, hablar de él. Por lo que vi en algunas imágenes de él jugando, fue el mejor, único», afirma el pensionado Anaur Aparecido Deolindo.

Este santista de 57 años vive en el municipio de Votuporanga, en el interior del estado de Sao Paulo, pero pasa cada fin de año en Santos, cuyas autoridades decretaron siete días de duelo frente a los tres ordenados por el gobierno de Jair Bolsonaro para todo el país. 

Apenas se conoció la noticia del deceso del responsable de tres de los cinco títulos mundiales de la ‘Seleçao’, supo que tenía que ir a homenajearlo en una de las canchas donde mostró parte de su magia al mundo.

«Es como si fuera alguien de mi familia, porque fue un niño que llegó aquí, creció aquí y conquistó el mundo. Hoy regresa para donde merece estar, en el regazo de Dios», señala. «Edson murió, pero Pelé no muere. Es eterno».  

– Ídolo para siempre –

Acompañado de amigos, Jonas Augusto dos Santos, un analista de software de 28 años, conoció el hogar del equipo de su corazón -y del de su abuelo y su padre- justo un día después del fallecimiento de su máximo ídolo.

«Desde hace ya mucho tiempo que la vida de los brasileños no es fácil, por eso siempre estamos buscando un ídolo. Aunque muerto, Pelé no va a dejar de ser uno», dice el joven pelirrojo. «El cuerpo de Pelé se fue, pero estoy seguro de que su alma está alrededor del estadio y en el corazón de todos los brasileños».

Enfundado en una camiseta del club paulista, Luiz Santos se mostraba confiado en que la poca concurrencia de este viernes será anecdótica.

AFP
Un hombre posa para una foto junto a una estatua que representa a la leyenda del fútbol brasileño Pelé, en Santos, Brasil, el 30 de diciembre de 2022

El profesor de primaria asegura que para el velorio y el entierro, antecedido por un cortejo por las calles de la ciudad, habrá una asistencia masiva, digna del hombre que inmortalizó el fútbol de Brasil y que le dio un autógrafo que guarda como tesoro.

«El lunes esto va a estar lleno», destaca. «De gente de aquí o que vendrá de Sao Paulo, muchas personas van a venir».

raa/app/cl

© Agence France-Presse