NUEVA YORK.- Las autoridades informaron que un trabajador de McDonald’s que recibió un disparo, murió luego de permanecer grave por varias horas debido a una herida en el cuello por una pelea.

Según el reporte, la causa del disgusto fué una discusión con un cliente sobre unas papas fritas que se encontraban frías.

Según informa New York Post, la víctima de 23 años de edad se encontraba trabajando la noche del lunes cuando una mujer reclamó que las papas fritas estaban frías, mientras conversaba con su hijo en una videollamada.

El joven, de 20 años, llegó poco después al establecimiento y comenzó a discutir con el empleado, recoge de New York Post. Fue entonces en ese momento que la pelea se intensificó y el hijo de la mujer sacó un arma para dispararle al joven en el cuello. El empleado fue trasladado de inmediato al hospital de Brookdale, donde permaneció en estado crítico algunas horas y finalmente perdió la vida.


El presunto pistolero, que ha sido identificado como Michael Morgan, fue arrestado poco después de que huyó de la escena, informaron las autoridades.