Diecinueve playas de la costa central en Perú siguen contaminadas tras el derrame de 12.000 barriles de petróleo de la española Repsol en el océano Pacífico hace casi siete meses, informó este viernes el gobierno.

El Ministerio del Ambiente dijo que “de los 97 sitios verificados hasta el momento por el Organismo de Evaluación y Fiscalización Ambiental (OEFA) en las zonas afectadas por el derrame de petróleo de Repsol, 61 son playas, y de ellas, diecinueve aún siguen contaminadas por hidrocarburos”.

Esta información se basa en evaluaciones realizadas en playas, áreas naturales y acantilados dañados por el desastre ecológico, indica un comunicado oficial.

El ministerio señaló también que desde que ocurrió el derrame el 15 de enero, la OEFA ha impuesto siete multas a Repsol que ascienden a 7,85 millones de soles (unos 2 millones de dólares).

El Servicio Nacional de Áreas Naturales Protegidas por el Estado (Sernanp) inició dos procedimientos administrativos sancionadores a Repsol por contaminación a la diversidad biológica.

El grupo petrolero español podría ser multado por hasta 46 millones de soles (unos 12 millones de dólares) por estos procedimientos, que culminarían el septiembre, agregó el ministerio.

El derrame ocurrió mientras el buque ‘Mare Doricum’, de bandera italiana, descargaba crudo en la refinería de La Pampilla, en Ventanilla, 30 km al norte de Lima, propiedad de Repsol. La compañía atribuyó el siniestro al oleaje causado por una erupción volcánica en Tonga, al otro lado del océano Pacífico.

El crudo se esparció por aguas y costas hasta 140 kilómetros al norte de la refinería, provocando la muerte de una cantidad indeterminada de peces, aves y mamíferos marinos. 

Repsol informó en abril que había culminado las acciones de primera respuesta en 28 playas afectadas. Sin embargo, la evaluación del ministerio de Salud mantiene la condición sanitaria de “mala” en 25 playas de seis distritos de Lima y del Callao, desde el Ventanilla hasta Chancay, al norte.

La Fiscalía investiga a ocho directivos de Repsol, quienes no pueden salir del país, entre ellos el presidente de Repsol Perú, el español Jaime Fernández-Cuesta Luca de Tena. Los demás ejecutivos son peruanos.

Las actividades pesqueras y turísticas en la zona se han visto perjudicadas desde el siniestro, considerado la peor emergencia ambiental registrada por Perú.

© Agence France-Presse