Entre los arrestados, hay varios curas y monjas, que denunciaban que en estos centros se violan los derechos humanos.

Alrededor de 70 personas, que portaban fotos de niños migrantes que ha muerto mientras estaban en custodia en centros de detención de EE.UU., fueron arrestadas este jueves mientras se manifestaban en el Capitolio, en Washington, contra la política migratoria del Gobierno de Donald Trump.

La Red de Acción Franciscana, un grupo católico en defensa de los derechos humanos, convocó a la manifestación en las oficinas del Senado Russell, parte del complejo del Capitolio, para protestar contra las condiciones en dichos centros, pues, acusan, constituyen una violación a los derechos humanos.

“Las imágenes de niños en condiciones deplorables e insalubres, sin acceso a duchas durante semanas, incomunicados y durmiendo en pisos de concreto sin mantas, nos han obligado a pararnos en solidaridad y decir ‘no en nuestro nombre'”, dijo la hermana Áine O’Connor, una de las manifestantes detenidas.

La portavoz de la Policía del Capitolio de EE. UU., Eva Malecki, confirmó que 70 personas fueron arrestadas por “manifestarse ilegalmente en la rotonda del edificio de la Oficina del Senado de Russell”.

Las Hermanas de la Misericordia (Sisters of Mercy), uno de los grupos participantes, compartió imágenes de los arrestos en el que se observa a cuatro manifestantes en el suelo.

La portavoz de la Policía del Capitolio de EE. UU., Eva Malecki, confirmó que 70 personas fueron arrestadas por “manifestarse ilegalmente en la rotonda del edificio de la Oficina del Senado de Russell”.

Las Hermanas de la Misericordia (Sisters of Mercy), uno de los grupos participantes, compartió imágenes de los arrestos en el que se observa a cuatro manifestantes en el suelo.

En el interior del edificio se lleva a cabo una audiencia sobre las políticas migratorias que la Administración Trump aplica a los niños que llegan a EE.UU. procedentes de otros países.

Este jueves, delegaciones de 160 Estados participan en Washington en una reunión ministerial sobre libertad religiosa.

La situación de los menores migrantes en los centros de detención de EE.UU. ha generado diversas críticas, incluso desde los escaños republicanos de Texas, donde un representante admitió que son las peores condiciones que jamás ha visto.

Por su parte, la congresista demócrata Alexandria Ocasio-Cortez se refirió a ellos como campos de concentración. Además, aseguró que no se puede justificar que en EE.UU. se enjaule a los niños.

¿Relatos falsos y exagerados?

Donald Trump ha calificado las historias que los medios de comunicación entregaban sobre los centros de detención como “relatos falsos y exagerados” y ofreció abrir algunos de ellos a la prensa para que constaten la situación.

Varios medios relataron días atrás las condiciones infrahumanas e insalubres a las que se exponían niños y otros migrantes. De la misma manera, investigadores de la Oficina del Inspector General del Departamento de Seguridad Nacional habían detallado en informes anteriores las terribles condiciones a las que se enfrentan los migrantes en estaciones fronterizas superpobladas.