Fuertes choques callejeros entre civiles y policías se desataron este viernes en la región de Santa Cruz (este de Bolivia), tras la encarcelación de su gobernador, el influyente líder opositor Luis Fernando Camacho, por un caso relacionado a la salida de Evo Morales de la presidencia en 2019.

Varias centenas de personas se manifestaron de manera violenta en algunos barrios de la ciudad de Santa Cruz, capital económica de Bolivia y la más poblada del país con casi 2 millones de habitantes.

Jóvenes asediaron en la tarde el comando departamental de la Policía y lanzaron piedras y petardos, mientras quemaron llantas de goma en calles adyacentes, constató un reportero de la AFP.

Los uniformados respondieron con el uso generalizado de gases lacrimógenos y al menos cuatro civiles fueron detenidos, según los primeros informes.

Además, tres automotores que estaban en la calle resultaron quemados hasta quedar como chatarras.

El canal privado de televisión Unitel mostró imágenes de uno de sus trabajadores de prensa con heridas en el cuerpo, producto, aparentemente, de disparos de balines policiales.

Las manifestaciones se realizan en medio de un llamado del comité cívico de Santa Cruz, un poderoso conglomerado civil-empresarial, a una huelga de 24 horas este viernes y el bloqueo de calles y avenidas.

Las protestas se realizan en rechazo a la detención de Camacho, un abogado y empresario de 43 años, quien es acusado por la Fiscalía de «terrorismo», señalado como pieza clave en las movilizaciones sociales violentas que impulsaron la renuncia del izquierdista Morales tras 14 años en el poder.

La Fiscalía dijo que entonces se produjo un golpe de Estado contra Morales (2006-2019).

El gobernador, quien manifestó de manera breve en la audiencia judicial que «no me voy a rendir», fue trasladado a Chonchocoro, una cárcel de máxima seguridad en la pampa andina del departamento de La Paz.

Camacho llamó a los bolivianos a evitar que el oficialismo «imponga una dictadura como en Venezuela y Cuba». La Paz, Caracas y La Habana son aliados políticos.

Dijo que lo único que hizo en 2019 fue oponerse a un «fraude» de Morales, en las elecciones de ese año, para ser reelecto hasta 2025.

Morales negó siempre el cargo y dijo que sufrió una asonada civil-policial-militar planificada.

© Agence France-Presse