El gobierno peruano destituyó este martes al jefe máximo de la Policía, el general Raúl Alfaro, investigado por sus nexos con una presunta red de corrupción que operó bajo las órdenes del expresidente Pedro Castillo, preso en Lima tras su fallido intento de disolver el Congreso en diciembre.

En un decreto oficial, la presidenta Dina Boluarte dio “por concluida la designación” de Alfaro al frente de la institución y ordenó su paso al retiro. 

El ahora excomandante está investigado por la fiscalía por su presunta relación con una “organización criminal” encabezada por Castillo, quien cumple prisión preventiva mientras la justicia decide si lo llama a juicio por múltiples delitos de corrupción.

El lunes, las autoridades allanaron la vivienda y el despacho de Alfaro, tras la divulgación de una fotografía en la que aparece junto al español Jorge Hernández, exasesor de inteligencia de Castillo y también detenido dentro del caso contra el exmandatario.

Alfaro, quien no se ha pronunciado sobre los señalamientos, estuvo al frente de la Policía Nacional desde agosto, cuando fue designado por el entonces presidente Castillo, destituido y detenido por su maniobra contra el Congreso el 7 de diciembre.

Boluarte designó al general Jorge Angulo como nuevo comandante de la institución.

– “Malos elementos” –

La presidente advirtió este martes que seguirá separando a “los malos elementos” que se enquistaron en el Estado durante la administración de su antecesor. Boluarte asumió el poder en calidad de vicepresidenta del país.

“Acá no habrá impunidad alguna contra corruptos y corruptores. Estamos tomando las medidas correspondientes para separar del Estado a los malos elementos que estuvieron coludidos con la corrupción”, dijo la mandataria en una actividad oficial.

“No permitiremos que personajes con intereses políticos subalternos y dando manotazos de ahogado desde de la Diroes (lugar donde esta preso Castillo) con falacias y mentiras pretendan debilitar a este gobierno democrático y constitucional”, agregó.

La destitución de Castillo desató protestas que fueron duramente reprimidas por la fuerza pública y que han dejado 54 muertos y centenares de heridos desde diciembre.

Sin embargo, las manifestaciones han perdido fuerza en el último mes. 

Elegido para un período de cinco años, Castillo llevaba 17 meses en el poder cuando fue destituido. 

Con él son cuatro los presidentes que han sido destituidos por el legislativo peruano desde 2018, lo que ha sumido al país en su periodo de inestabilidad más prolongado en tiempos recientes. 

AFP
El exjefe de la Policía de Perú, el general Raúl Alfaro, en una reunión de trabajo en Lima el 3 de marzo de 2023

cm/vel/dga

© Agence France-Presse