Los resultados electorales del 3 de noviembre, están arrojando información que le ofrece a los partidos una radiografía de las elecciones del 3 de noviembre, recientemente el sitio ​​web Politico, revelaba que en 78 de los 100 condados de mayoría hispana del país en los Estados Unidos, Trump mejoró sus márgenes en comparación con las elecciones presidenciales de 2016. Trump también mejoró sus márgenes con los hispanoamericanos “en las encuestas a boca de urna de cada uno de los 10 principales estados de batalla”, informa Politico .

Las preguntas que muchos se hacen, es porqué un candidato que hace cuatro años había señalado a los hispanos inmigrantes como criminales y asesinos, estaba teniéndo mejores números en éstas elecciones.

La mejora, indican los datos, es el resultado del mensaje antiglobalismo de Trump que hizo eco en grandes franjas de hispanoamericanos de clase trabajadora que apoyan en gran medida a los agentes de policía.

Si el Partido Republicano continúa avanzando con los votantes hispanos y latinos, el Partido Republicano se pondría en un camino hacia el dominio que, según algunos podría durar varios gobiernos.

El creciente voto hispano / latino jugó un papel importante en las elecciones y ayudó a Donald Trump a ganar Florida y Texas, que otorgó un total de 67 votos electorales. Ganar el apoyo de los votantes hispanos / latinos seguirá siendo fundamental para los candidatos que compiten por un cargo en los próximos años.

Los enfoques clave de la campaña de Trump en este ciclo incluyeron criticar a los demócratas por sus ataques a la policía, defender los intereses de los trabajadores estadounidenses contra la competencia extranjera en el mercado laboral, atacar a China por su dominio en la economía mundial y a las élites económicas que han ayudado a su ascenso durante décadas.

“ La mayoría de los latinos se identifican primero como estadounidenses de clase trabajadora, y Trump habló de eso ”, dijo Josh Zaragoza, un importante especialista en datos demócratas en Arizona, y agregó que los hombres hispanos en particular “son muy emprendedores. Su lenguaje económico está más alineado con la forma en que hablan los republicanos: levantarse por sus propios medios, ser dueño de su propio negocio ” escribió el sitio político.

Los latinos decepcionados de Obama.

 El hecho de haber sido vicepresidente de Barack Obama fué un obstáculo para las relaciones del candidato presidencial demócrata Joe Biden con el electorado hispano.

Para muchos latinos, Biden les recuerda cómo el expresidente expulsó a unas 3 millones de personas que se encontraban ilegalmente en Estados Unidos, lo que le valió el mote de “deportador en jefe”.

Durante mucho tiempo, Biden defendió la política migratoria del gobierno de Obama, y a un activista en Carolina del Sur que deploró las deportaciones le dijo, “deberías votar por Trump”.

Biden obtuvo mayoría de votos latinos.

Una encuesta a boca de urna realizada para un consorcio de cadenas de televisión indicó que Biden estaba ganando casi el 70% de los votantes latinos en todo el país. Trump estaba ganando alrededor de un tercio de ese grupo, una mejora con respecto al 28% que mostró en la encuesta de salida hace cuatro años.

Esa brecha se redujo en lugares como el condado de Starr en Texas, donde Clinton ganó el 79% de los votos en 2016. Este año, Biden ganó el 52% de los votos emitidos frente al 47% de Trump.

Si bien algunos podrían estar rascándose la cabeza sobre cómo podría suceder eso en un condado que es 96% latino, Rocha dijo que Clinton tuvo un desempeño superior al de Barack Obama porque los mexicanos en el Valle del Río Grande estaban familiarizados con el ex presidente Bill Clinton y su organización en el país.

Sin el voto de la mayoría de los latinos, Joe Biden y Kamala Harris no hubieran logrado sus números. Habría sido imposible.

Hay varias encuestas sobre el voto latino en estas elecciones con distintas metodologías y margen de error. Pero todas favorecen ampliamente a Biden:

Joe Biden Donald Trump
63% 35% Associated Press (AP)
65% 32% Edison
70% 27% Latino Decisions.

Lo más interesante es lo que ocurrió en los estados más disputados ( battleground states) como Arizona, Nevada, Georgia, Wisconsin y Pennsylvania. “El crecimiento del voto latino en esos estados fue mayor que el margen de victoria de Biden”, me dijo Matt Barreto. Y eso se logró gracias a los esfuerzos para identificar, registrar y llevar a las urnas a votantes latinos en todo el país.

En Arizona, por ejemplo, Biden aventajó a Trump por solo 10,457 votos, pero en ese estado 438,000 latinos votaron por Biden. Lo mismo ocurrió en Pennsylvania – con Biden aventajando a Trump por 81,479 votos , y donde 200,100 latinos votaron por el candidato demócrata. La historia se repite en Georgia y Nevada.

Los latinos tienen alguna historia de apoyar a republicanos

El diverso electorado latino tiene un historial de respaldar a los republicanos en algunas partes del país, y algunos segmentos se identifican comúnmente con los mensajes republicanos sobre la economía y los problemas sociales y políticos.

En 2008, el 42 por ciento de los latinos respaldaron al candidato presidencial republicano John McCain. En Texas, los republicanos han podido ganar entre un tercio y un 45 por ciento de los votos de los latinos; George W. Bush obtuvo más del 40 por ciento del voto hispano como gobernador. Y en las elecciones de 2018 en Florida, el apoyo latino impulsó al gobernador republicano Rick Scott al Senado.

“Si su punto de partida es que ni un solo latino debe votar por Trump, entonces, por supuesto, necesitará una explicación más compleja para entender por qué Trump ganaría del 25 al 35 por ciento de los votos [latinos]” a nivel nacional, dijo Bernard Fraga. , profesor asociado de ciencias políticas en la Universidad de Emory.

Los republicanos dicen que en Texas, el mensaje de Trump sobre una economía más fuerte y un desempleo récord, antes de la pandemia, resonó entre los votantes.

“Este año, la retórica de la ley y el orden utilizada durante la campaña realmente resonó en una población ya predispuesta a cuestionar cosas como Black Lives Matter” y las protestas juveniles, y esto fue efectivo para Trump.

Muchos hispanoamericanos se sintieron desanimados por la amplia aceptación de los demócratas de Black Lives Matter, un movimiento contra la policía, y el uso de la denominada terminología de “despertar”, como la jerga de género neutral “Latinx”. que a menudo es desplegado por liberales blancos.

Un estratega demócrata señaló a Politico que alrededor del 97 por ciento de los hispanoamericanos no usan el término “latinx”. Sobre el movimiento Black Lives Matter, los datos encontraron que los hispanoamericanos eran “tan receptivos como los blancos no hispanos a un mensaje a favor de la policía y del empleo”.

Parte de ese mensaje incluía defender a los agentes de policía, casi todos de origen obrero y de clase media, y apoyar a las industrias estadounidenses y a los trabajadores estadounidenses por encima de los intereses globales.

La inmigración

Otro tema importante es que casi el 73 por ciento de los votantes hispanos dijeron que apoyan la reducción de la inmigración, mientras que decenas de millones de estadounidenses están desempleados o subempleados. Esta es solo una diferencia del cinco por ciento entre los estadounidenses blancos que apoyan la reducción de la inmigración.

Para algunos especialistas, los demócratas tendrían que desligarse de los movimientos radicales como Black Lives Matter y dejar a un lado la retórica socialista para mantener de su lado a los millones de hispanos en el país.

Nada está escrito

En las últimas horas, Joe Biden, nombró al latino Alejandro Mayorkas como secretario de Seguridad Nacional del gobierno entrante, lo que generaría un cambio radical en la política de inmigración y temas de seguridad nacional; esto sin lugar a dudas, abriría las posibilidades para los millones de inmigrantes que radican en los Estados Unidos.