De acuerdo con lo que reseña New Scientist, astrónomos británicos descubrieron un arco de galaxias que se extiende cerca de unos 3.300 años luz, aproximadamente el 3,5 por ciento del universo observable. Si esta estructura resultara ser real, desafiaría uno de los principios básicos de la cosmología, que a gran escala, la materia en el universo se distribuye uniformemente sin importar de dónde se esté mirando.

“Derrocaría la cosmología tal como la conocemos”, aseveró la cosmóloga Alexia López de la Universidad de Central Lancashire (Reino Unido) en una conferencia de prensa virtual de la Sociedad Astronómica Estadounidense. “Nuestro modelo estándar, por no decir demasiado, falla“.

López y sus colegas descubrieron la estructura, a la que llaman simplemente Arco Gigante, al estudiar la luz de unos 40.000 quásares capturados por el proyecto de investigación Sloan Digital Sky Survey.

Los quásares son los núcleos luminosos de galaxias gigantes tan distantes que parecen puntos de luz. Mientras se dirige a la Tierra, parte de esa luz es absorbida por átomos dentro y alrededor de las galaxias en primer plano, dejando ‘firmas’ específicas en la luz que finalmente llega a los telescopios de los astrónomos.

La ‘firma’ del Arco Gigante está en los átomos de magnesio que han perdido un electrón. La luz del quásar absorbida por esos átomos traza una curva casi simétrica de decenas de galaxias que abarcan aproximadamente una quinceava parte del radio del universo observable, detalló López.

Los científicos sugieren que la estructura es real.