El Bronx, New York.- Ramón Rotestán, un depredador sexual que estaba bajo libertad condicional, se entregó al Departamento de Policía de Nueva York por haber amenazado nuevamente a una mujer dentro de un ascensor para abusar de su sexualidad.

Rotestán había pasado ya 16 años en prisión por cargos similares de violación y robo a una mujer, es que no conforme con quitarles la dignidad, Ramón, también las despojaba de sus pertenencias.

Además de los distintos cargos por abuso sexual, se le adjuntó a su condena una pena por robo y venta de sustancias controladas

Según muestran sus registros judiciales, el sistema le dio una nueva oportunidad de tener libertad este 30 de marzo hasta el mismo día de  2027, con la condición de no volver a delinquir,

Para este sujeto, la condición impuesta para tener la apreciada libertad no valió nada y apenas tuvo la oportunidad se dejó llevar por su depravado instinto y atacó a una mujer.

Te puede interesar: Varios migrantes muertos tras volcarse una embarcación frente a las costas de Puerto Rico

Según la denuncia, el delito se cometió este lunes pasada las 10:30 pm, en una oscura y fría noche en la ciudad de Nueva York.

La víctima, cuya identidad se mantuvo en el anonimato, relató que ella estaba transitando como todos los días a un edificio en Bolton Street y Lydig Avenue, en Pelham Parkway.

Al llegar a su destino, la mujer de 40 años se topó con el hombre dentro del ascensor, al cerrar la puerta del elevador, Ramón Rotestán la amenazó con un cuchillo y le dijo “esto es un robo, no hagas nada estúpido”, tras quedar paralizada por el terror el hombre la tomó sexualmente por la fuerza y le robó $112 dólares en efectivo.

El hombre forzó el ascensor para detenerlo, se tomó su tiempo y luego escapó del lugar, la mujer, en estado de shock fue socorrida por el conserje del edificio y llevada al Jacobi Medical Center para recibir tratamiento.

Este jueves por la tarde, tras haber pasado tres días de aquella noche, Ramón Rotestán se entregó a la policía y admitió su delito.

En estos momentos se encuentra bajo arresto, esperando una nueva condena en una celda, sin goce de fianza por ser reincidente en el mismo delito.