Imagen ilustrativa. Fuente: Pixabay.

Brasil. La oficina de derechos humanos de las Naciones Unidas criticó duramente una redada policial contra presuntos narcotraficantes en Río de Janeiro. Esto en medio de denuncias de abusos y ejecuciones extrajudiciales.

Cabe destacar que es el operativo policial más mortífero en la historia de la ciudad ha dejado 25 muertos, incluido un oficial de policía. Los residentes aseguraron que la policía asesinó a sospechosos que querían rendirse y entraron a las casas sin una orden judicial.

Las autoridades negaron haber actuado mal, indicaron que los agentes actuaron en defensa propia.

Te puede gustar: Vacunaron a inmigrantes con destino a EEUU en una ciudad fronteriza mexicana

Vastas áreas de Río de Janeiro, una de las ciudades más violentas de Brasil, están bajo el control de delincuentes. Muchos de ellos están vinculados a poderosas bandas de narcotraficantes. Las fuerzas de seguridad a menudo son acusadas de uso desproporcionado de la fuerza durante sus operaciones contra el crimen.

La redada de este jueves en Jacarezinho, una favela, fue llevada a cabo por unos 200 policías. Además, contaban con un helicóptero blindado con un francotirador. El área está controlada por una de las organizaciones criminales más grandes de Brasil, el Comando Vermelho o Comando Rojo.

Un helicóptero de televisión filmó a sospechosos armados saltando desde los tejados. Esto mientras que los residentes desesperados publicaron videos en las redes sociales que mostraban tiroteos intensos mientras afirmaban que la policía invadió sus casas y utilizó violencia excesiva.