Corea del Norte disparó el sábado tres misiles balísticos de corto alcance, dijeron los mandos militares surcoreanos, en la salva final de un año con un número récord de pruebas armamentísticas de Pyongyang.

El Estado Mayor Conjunto de Corea del Sur indicó que había detectado «tres misiles de corto alcance lanzados por Corea del Norte al mar del Este», también conocido como mar de Japón.

Los disparos se produjeron sobre las 08H00 locales (23H00 GMT del viernes) y se ejecutaron desde la zona del condado de Chunghwa, en la provincia de Hwanghae del Norte, cerca de la capital Pyongyang.

Los proyectiles volaron alrededor de 350 kilómetros antes de caer al mar, añadió el comunicado.

La tensión militar en la península de Corea aumentó significativamente este año ante el récord de disparos desarrolladas por el país comunista, que incluyó su misil balístico intercontinental más avanzado hasta la fecha.

Corea del Sur ha respondido a estos ensayos aumentando sus maniobras militares conjuntas con Estados Unidos o con otras pruebas de armamento, como el lanzamiento en la víspera de un cohete espacial de combustible sólido.

«Nuestras fuerzas armadas se mantienen en posición de preparación máxima, mientras cooperan con Estados Unidos y refuerzan la vigilancia», indicó el Estado Mayor Conjunto de Corea del Sur.

El lunes, la intrusión de drones norcoreanos, uno de los cuales llegó a volar cerca de Seúl, provocó el despliegue de aviones de combate y helicópteros de ataque surcoreanos.

Sin embargo, a pesar de cinco horas de operación, la Fuerza Aérea no consiguió interceptar los drones norcoreanos, lo que provocó amplias críticas y una disculpa del ministro de Defensa surcoreano.

El presidente surcoreano, Yoon Suk-yeol, dijo que la incursión fue «intolerable», mientras que el Ejército realizó maniobras el jueves para mejorar sus capacidades defensivas ante estas acciones.

Se trató de la primera vez en cinco años que drones de Corea del Norte sobrevolaron el espacio aéreo del Sur.

AFP
Un televisor en una estación de tren de Seúl emite imágenes de archivo de una prueba de misil de Corea del Norte, el 23 de diciembre de 2022

– «Regalo» de fin de año –

«El objetivo del lanzamiento de misiles de Corea del Norte hoy es responder al lanzamiento del cohete espacial de combustible sólido de Séul. Pyongyang parece entender esto como una competición», dijo a la AFP Yang Moo-jin, profesor de la Universidad de Estudios Norcoreanos de Seúl.

El aislado país comunista, sujeto desde 2006 a fuertes sanciones de la ONU por su programa nuclear y armamentístico, acoge estos días una importante reunión del partido único en el poder.

En ella, el líder Kim Jong Un y otros altos cargos presentan los objetivos políticos para 2023 en áreas como diplomacia, seguridad y economía.

El miércoles, Kim presentó «nuevas metas claves para fortalecer la capacidad defensiva autosuficiente en 2023», indicó la prensa estatal, que no detalló estos objetivos.

El régimen comunista suele emplear estos encuentros de fin de año para trazar las líneas maestras de la política del próximo año. Se espera que su contenido sea desvelado una vez concluya la reunión.

En 2021, Kim se centró en cuestiones económicos, pero los analistas pronostican que este año la estrategia estará más dirigida al frente militar.

Los disparos del sábado pueden contemplarse como «un regalo de Kim Jong Un al pueblo, marcando el final del año con un lanzamiento récord de misiles», declaró a la AFP Ahn Chan-il, académico de estudios norcoreanos.

AFP
El líder norcoreano Kim Jong Un participa en una reunión del Buró Político del Partido del Trabajo de Corea en Pyongyang, el 30 de diciembre de 2022, en una imagen difundida por la agencia de prensa estatal KCNA

«Kim intenta mandar un mensaje de que el pueblo debería sentirse seguro dado que su país es claramente una potencia militar, aunque sufra económicamente», añadió.

A raíz de esta serie inédita de lanzamientos, Estados Unidos y Corea del Sur advierten desde hace meses que Pyongyang se prepara para realizar el séptimo ensayo nuclear de su historia.

Meses atrás, Kim advirtió que su país quería convertirse en la mayor potencia nuclear del mundo y declaró «irreversible» su arsenal atómico.

cdl/ceb/cwl/dbh/llu

© Agence France-Presse