La contaminación lumínica aumenta rápidamente y en algunos lugares el número de estrellas percibidas a simple vista en el firmamento se redujo a la mitad en menos de 20 años, según un estudio presentado este jueves.

Los investigadores, cuyos hallazgos fueron publicados en la revista Science, afirmaron que el aumento de la polución lumínica era mucho mayor al que se mide a través de satélites en la noche terrestre.

Para estudiar cómo cambia el brillo del cielo a nivel global con la luz artificial, los investigadores usaron avistamientos estelares desde 2011 hasta 2022 realizados por más de 51.000 «ciudadanos científicos» alrededor del mundo.

Los participantes en el proyecto Globe at Night (La Tierra de noche), dirigido por el Laboratorio Nacional de Investigación de Astronomía Óptica e Infrarroja de Estados Unidos (NOIRLab), recibieron mapas de las estrellas y se les pidió compararlos con el cielo de la noche desde su ubicación.

El cambio en el número de estrellas visibles equivalió a un aumento de 9,6% anual en la luminosidad del cielo, en un promedio con las ubicaciones de los participantes, dijeron los investigadores.

En un periodo de 18 años, ante semejante cambio en la luminosidad del cielo nocturno, una ubicación que tenía 250 estrellas visibles habría reducido ese número a 100.

La mayoría de estrellas percibidas a simple vista se reportaron en Europa y Estados Unidos, dijo Christopher Kyba, uno de los autores del estudio, aunque también hubo buenas participaciones de Uruguay, Sudáfrica y Japón.

«La tendencia global en contaminación lumínica que medimos posiblemente subestime la tendencia de países que tienen un creciente y más rápido desarrollo económico, pues la tasa de cambio de emisión de luz allí es más alta», explicaron los investigadores.

El estudio coincidió con el reemplazo de muchas luces exteriores por tecnología LED (diodo emisor de luz), sin embargo los investigadores dicen que su impacto en la contaminación lumínica no está claro.

AFP
El rápido crecimiento de la contaminación lumínica hace que sea más difícil ver las estrellas en el cielo nocturno a simple vista

«Algunos investigadores predijeron que esto sería beneficioso; otros, que sería dañino debido a los cambios espectrales y al efecto rebote, donde la alta eficacia lumínica de los LED conduce a instalar luces más brillantes o a que operen por más horas», añadieron.

Según el estudio, el mercado global de LED para nuevas luces en general creció desde menos del 1% en 2011 a 47% en 2019.

«La visibilidad de estrellas se deteriora velozmente, a pesar de (o tal vez por) la introducción del LED en la iluminación exterior», dijo el estudio.

«Las actuales luces de la policía no están previniendo el incremento de contaminación lumínica, al menos no a escalas continentales o globales».

– «Frente al cosmos» –

Kyba, físico en el Centro de Investigación Alemán para la Geociencia, dijo a la AFP que mientras el equipo pudo evaluar la erosión en la visibilidad de una estrella debido a la contaminación lumínica, no muchas investigaciones se han ocupado de su impacto ecológico.

«Hay toneladas de investigaciones sobre el destello luminoso directamente sobre animales y plantas», dijo. «Pero es realmente difícil hacer experimentos sobre el impacto de la contaminación visual».

«No vas a hacer algo como simplemente apagar la ciudad de Nueva York y ver qué pasa en el East River».

Ciencia aparte, la polución lumínica ha cambiado el carácter de los cielos nocturnos.

«A lo largo de la historia humana, cuando las personas salían en la noche se encontraban de frente con el cosmos, al menos en noches sin luna», dijo Kyba.

«Ibas afuera y ahí estaban las estrellas, la Vía Láctea. Estaba ahí brillando sobre ti».

«Y ahora esa es una experiencia realmente inusual», dijo. 

«Esto seguramente hace la diferencia para nosotros cuando hay personas que no han vivido esa experiencia que solía ser muy universal», concluyó.

La campaña Globe at Night contiene un mapa de datos interactivo en globeatnight.org y está buscando voluntarios para recopilar más avistamientos en 2023.

cl/dw/ag/yow

© Agence France-Presse