Foto. internet

México.- Además de platillos, México se distingue por sus bebidas, y entre ellas está el tejuino, una bebida refrescante y de sabor agridulce que tienes que probar al menos una vez en la vida. Hoy te contamos todo lo que tienes que saber. Su nombre proviene del náhuatl tecuin, que significa “latir”, y desde la época prehispánica fue considerada como “la bebida de los dioses”. Esta se sigue preparando de forma artesanal en el estado de Nayarit, de donde es originaria, aunque también la puedes encontrar en otros estados del occidente del país, como Jalisco, donde también la reconocen como bebida originaria.

El tejuino se prepara con masa de maíz y piloncillo, y se fermenta durante un par de días. Finalmente, se reposa en una olla con hielo para que se enfríe, y se sirve con chile y limón o con nieve de limón para hacerlo más refrescante. Tal vez escuchaste que esta bebida contiene alcohol. Se trata de una variante llamada tesgüino, que está 100% fermentada (el tejuino tiene un grado de fermentación ligero). En el norte de México, los pueblos tarahumaras y yaquis preparan y usan el tejuino con fines ceremoniales y lo beben como ofrenda a figuras sagradas en sus fiestras tradicionales de rito católico.

Se le llamaba bebida de los dioses debido a que está hecha con maíz, que en náhuatl es teocinte, “el alimento de los dioses”. En el Valle de Tehuacan, Puebla, se han encontrado excavaciones arqueológicas que constatan que el tejuino se preparaba desde hace miles de años de forma artesanal.

Foto. pixabay

RECETA DE TEJUINO

Ahora que sabes todo sobre el tejuino, te invitamos a prepararlo fácilmente.

Ingredientes

500 g de masa de maíz

500 g de piloncillo

El jugo de 1 limón

Chile piquín

Sal

Nieve de limón (opcional)

Instrucciones:

Hierve ½ litro de agua, baja el fuego y añade el piloncillo. Mueve hasta que el piloncillo se disuelva.

Licua 2 tazas y media de agua con la masa de maíz hasta que se ponga suave y cuela en la olla del agua con el piloncillo.

Deja a fuego durante 10 minutos, hasta lograr una forma consistente.

Espera a que enfríe y agrega el jugo de limón. Cubre la mezcla con una tapa o trapo y deja fermentar durante dos días.

Sirve en un vaso escarchado de sal y limón y agrega el chile piquín.

Puedes acompañar la bebida con una bola de nieve de limón.

Disfrútela este fin de semana y estará usted degustando ciertamente una bebida tradicional que, además, dicen algunas personas, que inclusive lograron hablar con los mismísimos Dioses. Y recuerde, nada con exceso, todo con medida.