CANADÁ.- Una cabeza encogida que se conversa en un museo de Canadá ha sido verificada como resto humano por investigadores de la Western University, informó Plos One.

La ‘tsantsa’, como se denominan este tipo de cabezas, fue sometida a tomografías computarizadas clínicas y escaneos de micro-CT de alta resolución, gracias a lo cual se pudo verificar que no se trataba de una falsificación.

Por su parte, Lauren September Poeta, investigadora de Anishinaabe y asociada del proyecto en la Oficina de Iniciativas Indígenas de Western University, reconoce que supieron que estaban estudiando restos humanos cuando examinaron los ojos y los oídos con los escaneos de micro-CT de alta resolución.

De esta manera, se pudo comprobar que no estaba hecha con partes de animales ni otros elementos alternativos utilizados en reproducciones comerciales.

La ‘tsantsa’ estudiada se encuentra en el Museo Chatham-Kent de Ontario, y fue donada en la década de 1940 por una familia de apellido Sulman que la había adquirido durante un viaje por la cuenca amazónica. Según los registros, provenía de los indios peruanos.