Wisconsin, EE.UU.- Un residente de Milwaukee identificado como Christopher Stokes, de 44 años de edad, fue condenado a 205 años en prisión tras haber sido declarado culpable de la muerte de cinco miembros de su familia.

Este martes, la juez del condado de Milwaukee, Michelle Havas, sentenció a Stokes a 40 años en prisión por cada víctima, más cinco adicionales por porte ilegal de armas. Michael Schindhelm, el procurador asistente del distrito, dijo que la sentencia era la única forma de proteger a la comunidad de la impredecibilidad de Stokes.    

Esta sentencia llega tras varios meses en el que Stokes fue examinado por doctores para saber si el acusado podría esgrimir una enfermedad mental como atenuante, sin embargo, la idea fue descartada por completo.

El hombre tenía antecedentes por violencia doméstica y había asistido a una clínica para tratar de controlar la ira menos de dos meses antes del crimen, ocurrido el 27 de abril de 2020.

Aquel fatídico día, Stokes llamó al 911 y le dijo a la operadora, “Acabo de masacrar a toda mi familia”. Luego de llamar, Stokes esperó a la Policía afuera de su casa en compañía de su nieto de 3 años, el único superviviente del múltiple crimen.

Las víctimas fueron su mujer, Teresa Thomas, de 41 años; sus dos hijos, Tiera Agee, de 16, y Demetrius Thomas, de 14; y otros dos parientes: Marcus Stokes, de 19, y Lakeitha Stokes, de 17.