fbpx
Inicio » Inmigración » CON GASES LACRIMÓGENOS LA FRONTERA DE TIJUANA VIVE JORNADA DE CAOS

CON GASES LACRIMÓGENOS LA FRONTERA DE TIJUANA VIVE JORNADA DE CAOS

Este domingo aumentó la tensión en la frontera de Estados Unidos con México ante la llegada de la Caravana Migrante a Tijuana lo cual transcurrió la jornada con varias incursiones de inmigrantes tratando de llegar a suelo del EEUU.

Un grupo de migrantes de la caravana de centroamericanos que avanzó hacia la garita de San Ysidro se desvió de la ruta prevista para intentar cruzar el muro fronterizo por otros puntos, en tanto la policía fronteriza estadounidense les lanzó gas lacrimógeno.

Las imágenes y los videos publicados en las redes sociales el domingo por la tarde mostraron a cientos de migrantes de la principal caravana de Centroamérica que pasaron frente a la policía antidisturbios mexicana y se apresuraron a cruzar la frontera en el puerto de entrada en San Ysidro, California, en una importante prueba para ambas autoridades fronterizas de EE. Funcionarios mexicanos

La Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP, por sus siglas en inglés) dijo que suspendió los cruces en dirección norte y sur para peatones y vehículos en el puerto de entrada de San Ysidro aproximadamente a las 11:30 a.m. hora local. Posteriormente tuiteó que los pasos de peatones se habían reabierto, poco más de cuatro horas después del cierre inicial. Los carriles para vehículos se reabrieron aproximadamente a las 5 p.m. Hora local, cinco horas y media después de su cierre.

CBP agregó que algunos manifestantes “intentaron ingresar ilegalmente a los EE. UU. A través de los carriles de vehículos hacia el norte y hacia el sur en el mismo puerto de entrada. Esas personas fueron detenidas y regresaron a México”.


Los agentes fronterizos de los Estados Unidos dispararon varias rondas de gases lacrimógenos luego de que algunos migrantes intentaron penetrar en varios puntos a lo largo de la frontera y lanzaron lo que parecían ser rocas a las autoridades de los Estados Unidos.

Milenio TV de México mostró imágenes de migrantes que treparon por las cercas y retiraron láminas de metal para ingresar. Los vapores de gas lacrimógeno fueron transportados por el viento hacia personas que se encontraban a cientos de pies de distancia, incluidos algunos niños.

La hondureña Ana Zúñiga, de 23 años, también dijo que vio a los migrantes abrir un pequeño agujero en un cable de concertina en un hueco en el lado mexicano de un dique, en cuyo momento los agentes de Estados Unidos les lanzaron gases lacrimógenos.

 

El secretario de Seguridad Nacional, Kirstjen Nielsen, dijo en un comunicado que algunos migrantes “intentaron violar la infraestructura de cercas heredadas a lo largo de la frontera y trataron de dañar al personal de la CBP lanzándoles proyectiles.

“Como he dicho continuamente, el DHS no tolerará este tipo de ilegalidad y no dudará en cerrar los puertos de entrada por razones de seguridad y seguridad pública”, dijo Nielsen. “También buscaremos enjuiciar a la mayor parte de la ley a cualquiera que destruya propiedades federales, ponga en peligro a nuestros operadores de primera línea o viole la soberanía de nuestra nación”.

El Ministerio del Interior de México dijo el domingo por la tarde que deportaría de inmediato a los migrantes que trataron de violar “violentamente” la frontera. El gobierno mexicano describió los eventos del domingo como “actos de provocación” que estaban “lejos de ser útiles” para los objetivos de los migrantes.


A principios de este mes, el presidente Trump dijo que las tropas estacionadas en la frontera tratarán las piedras arrojadas como “armas de fuego”.

“No vamos a aguantar eso”, dijo el presidente. “Quieren arrojar piedras a nuestro ejército, nuestro ejército se defiende. Les dije que lo consideraran un rifle. Cuando lanzan piedras, como hicieron con el ejército y la policía de México, dije que era un rifle”.

La situación del domingo no fue sin precedentes. En 2013, durante la administración de Obama, los agentes de la Patrulla Fronteriza usaron gas pimienta para defenderse de una multitud de aproximadamente 100 inmigrantes que intentaron apresurarse al puerto de entrada de San Ysidro. Los migrantes en ese episodio también lanzaron piedras y botellas a las autoridades de los Estados Unidos.

La madrugada del domingo, Trump escribió en Twitter que sería “muy INTELIGENTE” que México “detuviera a las Caravanas mucho antes de llegar a nuestra frontera sur” para evitar futuros desafíos de logística en la frontera.

La semana pasada hubo señales de que el gobierno mexicano ha recibido ese mensaje. El miércoles, los agentes de inmigración mexicanos detuvieron a casi todos los migrantes centroamericanos en una cuarta caravana que ingresó recientemente a México buscando llegar a los EE. UU., Mientras que el Instituto Nacional de Inmigración de México dijo que 213 migrantes fueron detenidos y llevados a un centro de procesamiento. Aquellos que carecen de documentos adecuados pueden enfrentar la repatriación a sus países de origen.


Otros funcionarios de la administración hicieron sonar notas de optimismo a pesar de la aparente confusión sobre cómo manejar a los migrantes.

 

Visit Us On FacebookVisit Us On TwitterVisit Us On Youtube