Una prohibición de acceso de cinco años a los estadios operados por la Federación Mexicana de Fútbol será el castigo para los aficionados que incurran en actos discriminatorios en partidos de la selección nacional de México.

“Buscamos que se terminen los actos discriminatorios, que se deje de afectar a nuestra selección nacional y que sean castigadas las personas responsables y no a la mayoría de nuestra afición, que ya entendió que el grito de ‘puto’ nos afecta a todos”, dijo Yon de Luisa, presidente de la FMF en conferencia de prensa.

Ese grito homofóbico se dio en muchos casos en partidos de la selección mexicana en momentos que el arquero rival se dispone a sacar el balón desde el área.

La medida se tomó a consecuencia de los partidos de veto como local que la Comisión Disciplinaria de la FIFA ha impuesto a la selección mexicana por los persistentes gritos homofóbicos de los aficionados en los estadios mexicanos.

En septiembre pasado, México debió jugar ante Jamaica a puerta cerrada como local en el estadio Azteca la primera jornada del octagonal de la Concacaf para el Mundial-2022 como sanción al grito homofóbico que se escuchó en el torneo preolímpico celebrado en marzo.

Posteriormente, en noviembre, la Comisión Disciplinaria de la FIFA impuso un veto de dos juegos por el mismo motivo tras los gritos lanzados en los partidos del octagonal ante Canadá y Honduras, en octubre.

“No poderemos tolerar actos discriminatorios, no podemos jugar en estadios vacíos, no podemos poner en riesgo que las autoridades del fútbol nos quiten puntos”, advirtió Yon de Luisa.

– Cuatro medidas contra el grito –

En diciembre, la FMF recurrió al Tribunal de Arbitraje Deportivo (TAS) tras recibir el veto de dos partidos que le impuso la Comisión Disciplinaria de la FIFA y logró que la sanción no causara efecto para los partidos contra Costa Rica (30 de enero) y ante Panamá (2 de febrero).

Aun así, la FMF decidió jugar esos dos partidos sin público, pero se hará una prueba piloto con un grupo de unos 2.000 aficionados para poner en marcha prácticas con el fin de erradicar el grito.

A partir de estos dos juegos, los aficionados deberán registrar su boleto con sus datos personales en un portal de internet para obtener un código digital que será presentado en el estadio junto con una identificación.

Al interior de los estadios se implementarán dinámicas para fomentar el respeto y la sana convivencia.

Aumentará el número de elementos de seguridad capacitados para identificar y retirar de los estadios a las personas que incurran en actos discriminatorios.

Las personas que sean retiradas del estadio no podrán asistir a los partidos de la selección de México, operados por la FMF, por un plazo de cinco años.

str/ol

© Agence France-Presse