Censuradores chinos trabajaban el lunes por suprimir informaciones sobre las protestas que estallaron el fin de semana en ciudades de todo el país en demanda de libertades políticas y el fin de los confinamientos por el covid-19.

Funcionarios estatales parecieron haber depurado las redes sociales chinas de cualquier noticia sobre las manifestaciones, y las búsquedas de «Río Liangma» y «Calle Urumqi», lugares de las protestas en Pekín y Shanghái, fueron desligadas de cualquier referencia a las protestas en la plataforma Weibo, una especie de Twitter chino.

Multitudes tomaron el domingo las calles en toda China, en una ola de protestas como no se ha visto desde las movilizaciones prodemocracia de 1989.

Un mortal incendio la semana pasada en Urumqi, capital de la región noroccidental de Xinjiang, catalizó el enojo público al considerar que los confinamientos sanitarios complicaron el rescate de las víctimas.

Las manifestaciones también reclamaron más libertad política, con algunas personas que pidieron la renuncia del presidente chino, Xi Jinping, recién nombrado para un histórico tercer mandato.

En la capital Pekín y en Shanghái se dieron grandes congregaciones, incluidos choques con la policía que intentó impedirles llegar a la calle Wulumqi de Shanghái, cuyo nombre es la palabra Urumqi en mandarín.

Grupos que se congregaron la noche del sábado, algunos coreando «¡Xi Jinping, renuncia! ¡PCC (Partido Comunista Chino) renuncia!», fueron dispersados la mañana del domingo.

Pero para la tarde, centenares de personas se aglomeraron en la misma zona con hojas de papel en blanco y flores en lo que pareció ser una protesta silenciosa, dijo un testigo a AFP.

En Pekín, al menos 400 personas se reunieron a orillas de un río durante varias horas, algunas de las cuales gritaban «¡Todos somos de Xinjiang! ¡Vamos pueblo chino!».

Periodistas de AFP en el sitio dijeron que la multitud cantó el himno nacional y escuchó discursos, mientras al otro lado del río aguardaba una fila de autos policiales.

Un periodista de AFP en Shanghái vio el lunes una fuerte presencia policial, con barreras azules instaladas por la calzada para impedir nuevas congregaciones.

Pero toda información sobre estas manifestaciones fue eliminada de redes sociales.

Videos como los de estudiantes universitarios cantando en protesta y las manifestaciones en otras ciudades desaparecieron de la plataforma WeChat y fueron sustituidas por avisos de que «incumple» las reglas o que es «contenido sensible».

La búsqueda en Weibo de «#A4», una referencia al papel en blanco levantado como protesta simbólica contra la censura, también pareció haber sido manipulada para mostrar una serie de mensajes de días previos.

AFP
Manifestantes levantan hojas en blanco durante una protesta en Pekín, China, el 28 de noviembre de 2022

– «Punto de ebullición» –

El estricto control informativo chino y las restricciones de viaje ligadas a la política de cero covid dificultan verificar cuántas personas se manifestaron a lo largo del inmenso país.

Pero manifestaciones tan extendidas son excepcionalmente raras en China, donde las autoridades reprimen cualquier muestra de oposición al gobierno central.

El domingo también se dieron protestas en Wuhan, la ciudad central donde primero se detectó el covid-19, y se reportaron manifestaciones en Cantón, Chengdú y Hong Kong.

Convocadas por redes sociales, las protestas han sido motivadas por la frustración con la política gubernamental de cero covid, que incluye confinamientos, extensas cuarentenas y campañas masivas de pruebas para erradicar hasta el mínimo foco de contagio.

El estatal Diario del Pueblo publicó el lunes un comentario que advirtió sobre una «parálisis» y el «agotamiento» por la lucha contra el covid, sin llegar a pedir el fin de las medidas rígidas.

«La gente llegó a un punto de ebullición porque no hay una dirección clara para terminar con la política de cero covid», comentó a AFP Alfred Wu Muluan, experto en política china en la Universidad Nacional de Singapur.

«El partido subestimó el enojo popular», agregó.

La situación golpeó las bolsas asiáticas, que abrieron el lunes con fuertes bajas.

China reportó el lunes 40.052 contagios de covid-19, un récord en el país de 1.400 millones de habitantes.

AFP
Una manifestante levanta una hoja en blanco durante una protesta en Shanghái, China, el 27 de noviembre de 2022

© Agence France-Presse