Imagen publicada en las redes sociales.

CDMX. Recientemente, los medios reportaron que desde las naciones de América Latina y el Caribe deberían aspirar a formar un bloque como la Unión Europea. Así lo informaron el sábado el presidente de México y otros líderes en una cumbre.

Precisaron que el anfitrión de la cumbre del sábado, el presidente mexicano Andrés Manuel López Obrador, indicó a más de una docena de presidentes y primeros ministros en la ceremonia de apertura que un cuerpo diplomático tan renovado podría impulsar mejor las economías de la región. Las cuales indicaron que están asoladas por la desigualdad, así como enfrentar las crisis de salud y otras.

“En estos tiempos, la CELAC puede convertirse en el principal instrumento para consolidar las relaciones entre nuestras naciones latinoamericanas y caribeñas”.

Declaró AMLO en un cavernoso salón de baile en el ornamentado palacio nacional de México donde los líderes se turnaron para hablar y algunas chispas volaron entre adversarios ideológicos.

Se aseguró que, durante años, algunos de los abanderados de izquierda de la región que asistieron a la reunión de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC) han visto a la OEA como demasiado cercana a Estados Unidos, resentidos en particular por la exclusión de Cuba de sus miembros.

Te puede interesar: “Lo peor está por venir” dijo un representante de Texas que visitó el campamento de inmigrantes

Precisaron que, en declaraciones el viernes por la noche, Maduro sugirió que se establezca una nueva sede de la CELAC en la capital mexicana.

Por su parte, el canciller de México, Marcelo Ebrard, eludió cortésmente esa propuesta el sábado cuando los periodistas le preguntaron. Además, este describió la idea como prematura.

Indicaron que surgieron algunas fisuras entre los líderes. El presidente de centroderecha de Uruguay, Luis Lacalle, mencionó que su participación no debe interpretarse como un abrazo a algunos de los regímenes más autoritarios de la región o un rechazo a la OEA.

Igualmente, el uruguayo respondió criticando al gobierno comunista de Cuba, señalando que no tolera la oposición ni permite que su pueblo elija a sus propios líderes.