Imagen publicada en las redes sociales @100noticiasni

Nicaragua. Recientemente, los medios locales reportaron que los católicos nicaragüenses se reunieron para una misa a gran escala en la capital, Managua, bajo una fuerte presencia policial después de que el gobierno prohibiera una procesión religiosa.

Precisaron que los líderes de la iglesia instaron a los seguidores a asistir a la misa después de que dijeron que la Policía Nacional había prohibido una procesión planeada por la ciudad citando “seguridad interna”.

Indicaron que la misa del sábado siguió a varios movimientos contra la iglesia en las últimas semanas, incluida la investigación y el encarcelamiento de un destacado sacerdote que había sido crítico con el gobierno del presidente Daniel Ortega. Un día antes del encuentro, el Vaticano expresó por primera vez su preocupación por las recientes acciones en el país latinoamericano.

Cabe destacar que el cardenal Leopoldo Brenes indicó que los asistentes se congregaron “con mucha alegría, pero también con mucha tristeza” por “la situación que hemos vivido en nuestras parroquias”.

“Perdónalos Señor, porque no saben lo que hacen”.

Declaró Brenes.

Los medios reiteraron que, el viernes, el observador permanente del Vaticano ante la Organización de los Estados Americanos (OEA), monseñor Juan Antonio Cruz, expresó su preocupación durante una sesión especial del consejo permanente del organismo y llamó a “encontrar caminos de entendimiento basados ​​en el respeto y la confianza recíproca, mirando por encima de todo por el bien común y la paz”.

Recomendado para ti: Colombia anunció en Cuba que reanudarán los diálogos de paz con ELN

Se destacó que, durante la reunión de la OEA, 27 países aprobaron una resolución que condena “el cierre forzoso de organizaciones no gubernamentales y el hostigamiento y restricciones arbitrarias a las organizaciones religiosas” en Nicaragua.

Se resaltó que la policía no ha permitido grandes reuniones públicas en el país, excepto aquellas patrocinadas por el gobierno o el gobernante Frente Sandinista de Liberación Nacional, desde septiembre de 2018.

Indicaron que, a principios de agosto, el gobierno de Ortega cerró siete estaciones de radio propiedad de la iglesia y anunció una investigación sobre el obispo Rolando Álvarez, quien ha estado confinado en el recinto de la iglesia en Matagalpa junto con varios otros sacerdotes por la policía durante casi dos semanas.

Por su parte, el gobierno acusó a Álvarez, un crítico vocal, de promover el odio e incitar a la violencia. Antes de confinar a Álvarez, la policía había confinado a un sacerdote en Sébaco, también parte de la diócesis de Matagalpa, durante varios días antes de permitirle salir.