Entre 2014 y 2020, 414 personas fallecieron en «accidentes ligados al trabajo en Catar, entre todos los sectores y nacionalidades incluidos», indicaron los organizadores del Mundial-2022, precisando las declaraciones del secretario general del comité de organización.

El martes, Hassan Al Thawadi, jefe del comité organizador del Mundial, reveló la la cifra de «400 a 500» en una entrevista con la televisión británica, al ser consultado por cuántos trabajadores habían muerto «trabajando para la Copa del Mundo».

«Una sola muerte ya es demasiado, así de simple», añadió Thawadi.

Estas cifras «se refieren a las estadísticas nacionales que cubren el periodo 2014-2020 de todos los fallecimientos ligados al trabajo (414) a escala nacional en Catar, entre todos los sectores y nacionalidades incluidos», precisó el comité de organización en un comunicado.

Los organizadores cataríes insisten en que solo hubo «tres muertes ligadas a accidentes laborales» y 37 muertes relacionadas con proyectos mundialistas.

AFP
Un obrero trabaja en la Corniche de Doha el 17 de noviembre de 2022

Estas cifras fueron publicadas en los informes anuales entre 2014 y 2021, periodo durante el que se realizó la mayor parte de los trabajos e infraestructuras.

Desde la atribución del Mundial-2022, Catar, país con 2,9 millones de habitantes de los cuales cerca del 80% son extranjeros, ha sido criticado sobre la legislación laboral y las condiciones de vida y de trabajo de sus trabajadores migrantes no cualificados.

Doha siempre ha rechazado las cifras que hablan de miles de obreros inmigrantes empleados en las obras ligadas a la Copa del Mundo, reveladas por ciertos medios occidentales y ONG.

Catar ha insistido en sus reformas laborales, que han sido elogiadas, tras fuerte presión de sindicatos internacionales. 

Desmanteló su sistema laboral de la «kafala», que daba a los empleadores amplios derechos sobre si los trabajadores podían dejar sus empleos o incluso el país. También implantó un salario mínimo y restringió los horarios en que los trabajadores pueden exponerse al calor extremo.

AFP
Los cascos de unos obreros, fotografiados cerca de unos rascacielos de Doha el 30 de noviembre de 2022

Un informe de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), que tiene una oficina en Doha, concluyó que 50 trabajadores murieron en accidentes de trabajo en Catar en 202 y que otros 500 sufrieron graves heridas. La OIT indica, sin embargo, lagunas en el sistema de investigación y de censo y admite que el número podría ser más elevado.

«A lo largo de la última década, miles de trabajadores han regresado a sus países en un ataúd, sin la más mínima explicación a sus familiares», comentó Amnistía Internacional a propósito de las declaraciones de Al-Thawadi.

«El calor extremo en Catar y las condiciones de trabajo extenuantes han contribuido probablemente a cientos de muertes, pero sin investigaciones a fondo, la amplitud de las vidas perdidas no será conocido jamás», añadió Steve Cockburn, un responsable de la ONG.

bur-pel/dam/mcd

© Agence France-Presse