Unos 6.000 migrantes, en su mayoría centroamericanos, siguieron su caminata rumbo al norte desde la ciudad de Tapachula, en el sur de México, hasta Estados Unidos en caravanas para apoyarse entre todos para vivir juntos el “sueño americano”.

Los migrantes marcharon antes del amanecer, reportan los medios locales, todo como una estrategia para evitar el calor. Muchos iban acompañados de niños pequeños con rumbo a Chiapas para hacer su primera parada.

A diferencia de caravanas anteriores, la que partió el sábado de Tapachula no incluía tantos migrantes haitianos, luego de que miles de ellos llegaron a la frontera sur de Estados Unidos, a la altura de Del Rio, Texas, en septiembre.

También te puede interesar: EE.UU. entregará más de 20 millones a México y Centroamérica para migrantes y refugiados

Decenas de miles de ciudadanos de Honduras, El Salvador y Haití han estado esperando en Tapachula, cerca de la frontera con Guatemala, a que las autoridades mexicanas les otorguen sus papeles de asilo o de refugiados que podrían permitirles viajar, pero están cansados de las demoras en el proceso.

México requiere que los migrantes que solicitan una visa humanitaria o asilo permanezcan en Chiapas, limítrofe con Guatemala, para que sus casos puedan ser procesados.