El presidente de El Salvador, Nayib Bukele, anunció este jueves que un integrante de la pandilla Barrio 18 fue abatido y otros cuatro fueron capturados por el asesinato de tres policías, en el marco de una “guerra” que su gobierno libra contra estas organizaciones.

Los pandilleros del Barrio 18, facción Sureños (18-S), fueron localizados en un mesón (hospedaje) en la periferia de Santa Ana, la segunda ciudad en importancia del país, 60 km al oeste de San Salvador, donde ocurrieron los hechos el pasado martes.

“Cinco fueron los terroristas de la 18-S que asesinaron a nuestros héroes”, dijo Bukele en Twitter.

“Uno de ellos fue herido en el enfrentamiento [el martes] y está en custodia en un hospital. Hoy, nuestra PNC [Policía Nacional Civil] interceptó a los otros 4. Uno de ellos fue abatido en el operativo, los otros 3 han sido capturados”, detalló.

“Estos asesinos estaban escondidos en un mesón. Cuando nuestras fuerzas especiales ingresaron, el terrorista ‘Robiño’ [identificado como Rodolfo Mejía] disparó contra nuestros agentes, pero fue abatido al instante. Nuestros policías están ilesos”, precisó Bukele.

Las detenciones se registraron justo cuando este jueves en Coatepeque, poblado de Santa Ana, decenas de policías participaban en el funeral de Carlos Mauricio Velásquez, uno de los tres agentes asesinados, cuyo ataúd fue cubierto con la bandera azul y blanco del país.

El agente Franklin Lemus fue sepultado en Atiquizaya, mientras que Martha Lisset Alas, en Tacuba, ambas ciudades del departamento de Ahuachapán.

El martes, tras el crimen, Bukele prometió arreciar la “guerra” contra la pandillas.

En respuesta a una escalada de 87 asesinatos cometidos entre el 25 y 27 de marzo, el Congreso acogió un pedido de Bukele para decretar un régimen de excepción, que se ha extendido al menos hasta fines de julio, y ha permitido detener sin orden judicial a 43.567 presuntos pandilleros.

Organizaciones como Amnistía Internacional y la ONG Human Rights Watch, además del gobierno de los Estados Unidos, han llamado a Bukele a respetar los derechos humanos.

En El Salvador operan principalmente las pandillas Mara Salvatrucha (MS-13) y Barrio 18. Hasta antes de la arremetida del gobierno estaban encarcelados unos 16.000 de sus miembros.

Pero con las detenciones de los últimos tres meses, estarían tras las rejas 59.567 miembros, un 85% de los 70.000 miembros que oficialmente se considera existen en el país.

AFP
Policías en el funeral del inspector Carlos Mauricio Velásquez, asesinado junto a otros dos agentes por miembros de la pandilla Barrio 18, en Coatepeque, El Salvador, el 30 de junio de 2022

cmm/mav/cjc

© Agence France-Presse